COMPARTE

Sudán, Ucrania y Siria tienen un menor índice inflacionario que Venezuela, a pesar de atravesar guerras civiles que a día de hoy se mantienen. Esto lo afirman el Banco Mundial, y firmas internacionales como Organización Económica y Desarrollo o Trending Economics, quienes revelan en sus informes que el alza de los precios en el último año supera a las economías golpeadas por conflictos bélicos.

El viernes pasado el Banco Central de Venezuela publicó el índice nacional de precios al consumidor hasta el tercer trimestre de 2015. Indicó que la inflación acumulada en los primeros nueve meses de 2015 fue de 108,7%. Mientras que la inflación anualizada (septiembre 2014-septiembre 2015) se situó en 141,5%.

Sin embargo, fuentes extraoficiales del instituto emisor informaron que la inflación al cierre del año pasado fue de 270,7%, una cifra nunca antes vista en la historia económica del país y que muestra la precaria situación de los sueldos y salarios de los trabajadores.

El país que se acerca a Venezuela en la lista de mayor índice inflacionario es Sudán del Sur con 109% de inflación en 2015. En esta nación, que desde 2011 sufre una cruenta guerra civil, tiene un millón de personas que viven en estado de emergencia próximo a la hambruna y 40% de la población, 4,6 millones de personas, padecen la escasez de alimentos.

Ucrania es la tercera economía más afectada en todo el mudo por la inflación. Al cierre de 2015 se ubicó en 43,3%, según datos del Ministerio de Economía ucraniano. El gobierno de Kiev ha explicado que la destrucción de las infraestructuras industriales y de transporte en la zona del conflicto, la pérdida de las estructuras logísticas e intersectoriales en todos los ámbitos y las pésimas relaciones exteriores con la vecina Rusia, son algunas de las consecuencias del conflicto. 

Siria es la cuarta economía con más inflación y cerró 2015 en 39,7%. Sus principales ciudades como Aleppo y Damasco han sido destruidas por la guerra civil y ahora enfrenta al autollamado Estado Islámico. Su población huye hacia Europa y a pesar de ello, la manufactura sigue sobreviviendo y hay pequeños centros que autoabastecen a la población. 

Perspectivas

El analista financiero Miquel Octavio dijo que la inflación en Venezuela tiene su origen principal en la expansión monetaria excesiva debido fundamentalmente a la impresión de dinero inorgánico (billetes sin respaldo en las reservas internacionales).

Octavio afirmó que es responsable del alza de precios la reducción de la oferta de productos por la contracción del aparato productivo y la disminución de importaciones por la caída del precio del petróleo. Añadió que el nuevo gabinete económico no brinda señales esperanzadoras. “Hasta ahora el vicepresidente del área económica, Luis Salas, es el único que ha hablado de forma extensa. Ha dicho que está de acuerdo con la monetización del déficit (impresión de dinero inorgánico) y no cree que la ley de la oferta y la demanda esté relacionada con la inflación”.

El economista Asdrúbal Oliveros indicó que hay puntos clave que deben tomarse en cuenta para acabar con la inflación. Coincidió con Octavio en que debe haber una disciplina fiscal. Propuso impulsar el diseño de una política monetaria con el fin de reducir la inflación, estimular la producción mediante la eliminación  del control de precios y la elaboración de una política cambiaria enfocada en la competitividad.

Con información de El Nacional 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.