El 17 de agosto de 1896, Bridget Driscoll, de 44 años, se dirigía a una fiesta en el Cristal Palace, en el sur de Londres, cuando uno de los pocos automóviles que circulaban por la ciudad, la atropelló fatalmente.

Había tocado así a la infortunada mujer el dudoso honor de ser la primera víctima de los recién inventados vehículos a motor.

Lo anterior, trae a la memoria el también fatal atropellamiento provocado igualmente por un vehículo, de los años 20, del hombre más venerado y apreciado, no solo por la sociedad caraqueña, sino de toda Venezuela. Se trató del doctor José Gregorio Hernández. 

Este sábado 29 de junio se cumple el centenario de su fallecimiento. El “Médico de los Pobres”, murió al ser impactado por un vehículo en la esquina de Amadores, parroquia La Pastora en Caracas.

Este admirado y respetado hombre de Dios, par entonces tenía  55 años cuando este accidente que le segó la vida.

José Gregorio Hernández nació en Isnotú, estado Trujllo, el 26 de octubre de 1864.

Hoy, cuando Venezuela recuerda a su querido médico y ansía que el Vaticano lo declare, pronto, beato, PANORAMA presenta su vida en fotografías.

Casa natal del Dr. José Gregorio Hernández.

Esta es la pila en la que recibió el sacramento del bautismo.

Recibió el sacramento del bautismo el 30 de enero de 1865.

Fue confirmado en Betijoque, en 1867.

Su padre, Benigno Hernández Manzaneda.

Don Benigno pensó que José Gregorio sería comerciante como él.

Su madre, Josefa Antonia Cisneros de Hernández.

La progenitora y una tía le enseñaron los primeros rezos.

El niño José Gregorio Hernández junto a una de sus hermanas.

José Gregorio Hernández al graduarse de bachiller en 1879, en el Colegio Villegas.

De esta imagen se dice que fue en 1893.

José Gregorio Hernández en 4 épocas.

En Nueva York, 1917,  le fue tomada la fotografía más famosa que de él se conoce.

Sus restos son venerados en la iglesia de La Candelaria, en Caracas.

Para los venezolanos, José Gregorio Hernández es un santo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.