piquete
(Foto Referencial)
COMPARTE

 

Un informante colaboró para que funcionarios de la PNB ubicaran el pasado martes a Freider Josué Sánchez Bonillo (22), conocido como “Tommy”, quien supuestamente murió al hacerle frente a las comisiones en el barrio Carapa, de Carapita, parroquia Antímano.

“Tommy” era hermano del oficial Joel David Sánchez Bonillo (26), ultimado el 7 de octubre del año pasado, por un grupo de policías que buscaban al primero, y no lo encontraban porque era escurridizo, se desplazaba de un sitio a otro y hasta se mudó del barrio.

Por la muerte de Joel David su madre Damelys Bonillo ha acudido a todas las instancias posibles en busca de justicia. Hay un solo preso, Agustín Aguilera Figueredo y ella sospecha que al resto lo están encubriendo. No confío en la Fiscalía, en nadie. El Fiscal 85 José Martínez, tiene el caso, dijo.

Un año después acepta resignada la muerte de Freider, noticia que esperaba en cualquier momento. Más bien parece sosegada. Yo sé que mi hijo Freider estaba metido en problemas, pero Joel no, comentó.

Damelys vuelve a relatar, como el primer día, que Joel iba bajando de la casa de su tía en Carapita, con su chaqueta negra de la PNB, cuando lo abordaron cuatro policías de la misma institución, se devolvieron con el para la casa y al entrar le dijeron a la tía que iban a conversar. Ella se retiró creyendo que era algo normal entre policías.

A Joel lo mataron y alegaron enfrentamiento, pero no sospechaban que adentro había una testigo, en el segundo piso de la casa. Su madre Damelys y su tía Arelys que lo quería como a un hijo, han acudido a todas las instituciones para exigir justicia. Damelys está cansada de luchar por Joel, pero sigue paso a paso las audiencias y las actuaciones de la fiscalía. El 27 de septiembre habrá una segunda audiencia. Todavía llora por Joel. Dice que un policía conocido como “tití” aprovechó un operativo OLP para adentrarse en el barrio y matarlo, en venganza porque no encontraban a Freider, presuntamente implicado en homicidio y robo.

Otros cómplices de Freider, también han muerto. Freider pudo sobrevivir más de un año porque de noche entraba ó salía del barrio, andaba en carros con vidrios ahumados, llamaba a su madre de teléfonos distintos, nunca decía donde estaba, a veces le pedía alguna comida y la citaba a un sitio específico para que se la llevara.

Damelys Bonillo esperaba ayer en la morgueel cuerpo de su hijo menor para sepultarlo. Estaba serena, apacible, resignada. Tuvo cinco hijos, dos hembras y tres varones, el tercero se fue del país en busca de un destino mejor.
Quiero justicia por Joel, no se enfrentó, lo ajusticiaron, pidió la señora.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.