Un grupo de indígenas venezolanos en las calles del municipio de Pacaraima, en el Estado de Roraima (Brasil). LEONARDO COSTA
COMPARTE

Una treintena de indígenas de la etnia warao intenta comunicarse con Juliano Torquato, alcalde de Pacaraima, un municipio en Roraima, el Estado más al noreste de Brasil. Quieren explicarle su situación. Duermen en el suelo y viven de donativos entre perros, moscas y juguetes de segunda mano.

El texto resalta que lo que es más problemático para esa localidad de 16 mil habitantes es el torrente de inmigrantes venezolanos que cruzan la frontera de Roraima con la esperanza de que Brasil les ofrezca una vida mejor.

Los indígenas intentan volver a sus comunidades en algún momento. Los no indígenas, no. En Pacaraima muchos ya estaban acostumbrados a las idas y venidas de los venezolanos, que llegaban desde su país, compraban productos de primera necesidad y volvían. Pero ahora los visitantes ya no regresan y es común verlos malviviendo en las calles del municipio.

Lea el texto completo: aquí




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.