Gran expectación en el proceso eleccionario de este domingo en Chile. (Foto @Twitter Prensa Latina)

Los centros de votación habilitados para llevar a cabo la segunda vuelta de las elecciones a gobernador regional en Chile, cargo que se elige por primera vez en el país, abrieron sus puertas este domingo para que puedan votar más de 13 millones de posibles electores.

La elección se desarrolla en 13 de las 16 regiones chilenas, dado que las tres restantes (Aysén, Magallanes y Valparaíso) ya elegieron a su gobernador en la primera vuelta, los pasados 15 y 16 de mayo, al obtener uno de los candidatos más del 40 % de los votos.

El principal foco de atención se encuentra en la Región Metropolitana, en la que se ubica Santiago y que alberga a 7 de los 19 millones de habitantes de Chile, por lo que el candidato electo se convertirá en la autoridad más votada del país después del presidente.

UN HISTÓRICO PASO HACIA LA DESCENTRALIZACIÓN

Chile elegirá en las urnas por primera vez este año a los gobernadores de sus 16 regiones, antes nombrados a dedo por el Ejecutivo, por lo que estas elecciones son vistas como un histórico paso hacia la descentralización del país, uno de las pocos de la región que no elegía a sus autoridades intermedias.

Los nuevos gobernadores, que tomarán posesión el 14 de julio para un periodo de cuatro años, se convertirán en autoridades con alta visibilidad y, en muchos casos, en contrapoderes territoriales al centralizado Santiago, donde se concentra el poder público, pero también el empresarial.

Sin embargo, los expertos están de acuerdo en que sus atribuciones son bajas y en que tendrán un bajo presupuesto, aunque todavía hay varios proyectos en el Congreso que afectarían a sus funciones. Lo que sí se sabe es que quedarán fuera de los temas de orden y seguridad, que dependerán de los delegados del Gobierno.

LA CAPITAL, EN CLAVE PRESIDENCIAL

La gobernación de la Región Metropolitana, la que alberga la capital, es la madre de todas las batallas ya que es la región más poblada -alberga a casi un tercio de la población total- y aúna la mayor parte de las instituciones y el poder económico.

El candidato electo en esta región opta a convertirse en la autoridad más votada después del jefe de Gobierno a pocos meses de las elecciones presidenciales, el 21 de noviembre, por lo que podría convertirse, además, en un altavoz y en el bastión de algún candidato.

Karina Oliva y Claudio Orrego, los dos contendientes que se disputarán la capital, lograron desbancar a la única apuesta de la derecha oficialista en primera vuelta, y simbolizan el enfrentamiento entre dos izquierdas muy polarizadas.

Orrego, de la Democracia Cristiana (DC), partido que lideró la transición tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y popular por haber sido ministro y alcalde, representa a la izquierda tradicional, y podría impulsar a algún candidato de centro.

En tanto, Oliva, una cara poco conocida del Frente Amplio (FA), una coalición que irrumpió en 2017 como una izquierda renovada, podría inclinar la balanza hacia el ala más radical en las presidenciales, la de los precandidatos Daniel Jadue (del Partido Comunista), que lidera las encuestas, o la de Gabriel Boric (FA).

Tres de las 16 regiones del país no celebrarán una segunda vuelta, pues los ganadores fueron elegidos con más del 40 % de los votos: el independiente Rodrigo Mundaca, en Valparaíso (centro); la socialista Andrea Macías Palma, en Aysén (sur); y el izquierdista Jorge Flies, en Magallanes (sur). EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.