Adán Celis Michelena entregó la presidencia de la Cámara de Industriales del Estado Carabobo, que pasó a manos de Luis Alberto Hernández, y al despedirse en sus funciones resaltó los esfuerzos y sacrificios que ha tenido que hacer el empresariado privado, para enfrentar el cúmulo de dificultades y tropiezos derivadas e impuestos por un régimen obtuso y arbitrario, negador de las libertades y los derechos al trabajo, a la prosperidad y a la generación de riquezas.

Una sola hebra no significa mucho, pero cientos de hebras, forman un tejido fuerte, expresó Celis al poner de relieve la importancia que ha tenido para la economía venezolana y para el propio destino nacional, la unión de objetivos y propósitos de los empresarios, que ha conducido al apalancamiento de voluntades, necesarias para enfrentar y ubicarse sobre las medidas absurdas, las confiscaciones y las expropiaciones de empresas y bienes, y seguir en condiciones de vencer con el paso del tiempo, más temprano que tarde.

Dijo que las políticas equivocadas, torpes e ineficaces del gobierno han sido los factores de mayor impacto negativo que han tenido que  soportar las empresas manufactureras y la propia economía privada.

“La obcecada persecución a todo lo que significa riqueza, fruto del trabajo, la inversión y la inventiva particular, nos ha golpeado severamente, pero no nos sacarán del camino, del compromiso y de la convicción de que vendrán nuevas oportunidades, nuevos momentos para progresar y reencontrarnos otra vez con la libertad y el derecho al desarrollo integral y armónico, como afán primario de la actividad industrial”.

También censuró el trato que reciben los industriales del sector gubernamental, en ejercicio actual, “que nos castiga como usureros, y nos persigue como a los judíos de siglos atrás”, pero paradójicamente esa actitud es la que nos ha hecho más eficientes y más fuertes, no solamente a los gerentes de las empresas, a sus dueños, sino también a los operarios, a los caleteros, a las recepcionistas, y a todos los trabajadores que nos resistimos a ceder a la vorágine del fracaso, apuntó.

El empresario subrayó que los industriales han prevalecido porque son eficientes y están unidos, y eso intranquiliza a los adversarios de la iniciativa privada. “Sobreviviremos a este régimen que desconoce los principios y valores que hemos defendido y sostenidos invariables durante los últimos 82 años de la Cámara de Industriales de Carabobo, aseveró.

En sus palabras fue reiterativo al defender la unidad de acción, de pensamiento y objetivos,  trayendo a remembranza que esa fue tarea exitosa de los dirigentes del pasado y un compromiso de las nuevas generaciones. “Así como hemos tenido momentos y épocas difíciles superadas con eficiencia y trabajo, las actuales circunstancias coyunturales también las vamos a vencer, con toda seguridad”.

“Pasarán y se terminarán, y después con el concurso de todos, de las mejores voluntades, regresaremos a la Venezuela de los sueños y las esperanzas y de los anhelos colectivos”, concluyó, Adán Celis Michelena, tras dos años presidiendo la CIEC, con una gestión empresarial que seguro le aguardará posiciones de mayor relieve y liderazgo a nivel nacional.

 

 

Con nota de prensa de la Ciec




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.