Foto: Armando Díaz.

A los adultos mayores les duelen los pies por esperar tanto para la vacuna contra la difteria. Son algunos de los comentarios de lo abuelitos, quienes madrugaron para resguardarse de una enfermedad que tiene en alerta al pueblo carabobeño y que los ha hecho esperar más de cinco horas.

Marianela Camacho llegó a las 7:15 a.m. al Boulevard Constitución. Su celular recibió un mensaje de Insalud que informaba los puntos de los municipios Valencia y Naguanagua en los que estarían los puestos de vacunación.

Fue la quinta en llegar “Esos que están ahí están desde las 6:30 a.m.” señala a una pareja que observa el cartel de la estación del metro de la Cedeño.

Han pasado más de cinco horas y no hay una respuesta clara para la tardanza del personal de Insalud. Lo que dicen los miembros de la Policía Municipal de Valencia es que ya vienen en camino y que están en Plaza de Toros. De ahí acudirán a los otros puntos para abastecer y cubrir la demanda.

La cola sobrepasa las trescientas personas y muchos se impacientan y temen que no todos lleguen a recibir la toxina antidiftérica.

Hay una gran cantidad de ancianos. Algunos llevan sillas portátiles y otros se sostienen como pueden. Todo para resguardar su salud.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.