Foto Referencial
COMPARTE

Por unas bolsas plásticas y una máquina murieron cuatro personas en el barrio Ruiz Pineda II de la parroquia Miguel Peña en el sur de Valencia. Es el caso emblemático del mes.

El móvil del crimen fue el robo que inició con la entrada de un camión 350 a la vivienda de la familia Aguirre que funcionaba como fábrica. Sin embargo, una falla en uno de sus equipos obligó a los propietarios a llamar a los técnicos que debían reparar la avería, pero al final causaron un daño mayor.

Los cinco antisociales entraron a la vivienda como trabajadores, pero no tardaron en mostrar sus intenciones. Con armas en las manos y una actitud violenta maniataron a la dueña de la casa, a sus dos hijos y a otros dos empleados. Al esposo de la mujer no le hicieron nada porque estaba postrado en una cama por unas dolencias físicas.

Los vecinos escucharon a los maleantes decir “¡Denme el dinero!”, luego de unas horas se escucharon varios disparos y los gritos de una mujer desesperada. Eran las 9:00 p.m. había cuatro muertos y la dueña de la casa casi degollada, mientras los delincuentes huían con la mercancía.

A diferencia de los últimos tres meses las cifras de homicidios en el estado Carabobo han disminuido. Agostó cerró con un total de 90 muertes, 29 menos que en julio, cuando la cifra fue de 119.

De estas 90 muertes, 82 fueron producidas por armas de fuego, dos por arma blanca, dos por golpiza, dos por asfixia y una que continúa por determinar. La elevada cantidad de muertes producidas por pistolas en el mes reitera la idea de que los maleantes tienen un fácil acceso a estos artefactos.

Por cuarto mes consecutivo, Valencia es el municipio más violento de la región. Los números indicaron que 41 ciudadanos perdieron la vida. En su mayoría perecieron en la zona sur, específicamente en la parroquia Miguel Peña. Mientras que el segundo y tercer lugar son ocupados por Carlos Arvelo con 16 y Diego Ibarra con 10, mientras que los otros estados se mantienen con números inferiores: Libertador con cinco, Guacara con cuatro, Los Guayos tres, dos en San Joaquín, Bejuma y Naguanagua, respectivamente. Miranda con uno. En los municipios restantes no se obtuvo información, lo que se traduce en la ausencia de muertes violentas.

La juventud es el blanco más frecuente: 33 personas entre 18 y 29 años perdieron la vida. Seguidos por los que tienen entre 30 y 45 años con 25 muertes, mientras que entre 46 y 60 años sólo hubo cuatro fallecido y de los 61 hasta los 80 sólo dos. Varios cadáveres no tenían una edad precisada.

Estos crímenes se cometieron en su mayoría por venganza, 235 casos se destacaron por esta categoría que estuvo muy a la par con los 18 enfrentamientos del mes. Estas dos cifras detallan el nivel de violencia que se vive en zonas de bajos recursos, puesto que la venganza viene relacionada con conflictos personales que son saldados a tiros, mientras que los enfrentamientos se traducen como problemas entre bandas o entre estos últimos con los cuerpos policiales que bajo la ley ultiman delincuentes, por eso 22 antisociales perdieron la vida en agosto y dos funcionarios fueron asesinados.

Los robos también son un móvil recurrente en el panorama delictivo carabobeño. 14 muertes se debieron a este hecho en el que la resistencia a entregar sus pertenencias marcó la diferencia entre la vida y la muerte.

Las muertes por accidentes tuvieron lugar en una categoría poco común durante este mes, que solo agrupó a dos personas. El resto no fue determinado por la falta de información.

De estos 90 casos, 25 personas tuvieron una familia constituida por un hijo o hasta más. En su mayoría comprenden las edades entre los 18 y 23 años. Esto no excluye números superiores, pero denota el alto índice de natalidad en hombres y mujeres entre estas edades que viven en un ambiente hostil en el que los hijos quedan huérfanos en edades entre cero y tres años.

Los cuerpos de seguridad del Estado afirmaron en diferentes oportunidades que los operativos son cada vez más recurrentes y a su juicio, ha quedado demostrado en las cifras que ellos manejan.

En este balance no se encuentran los caídos en las protestas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.