Sin agua, gasolina o TV, la escasez pone a los venezolanos a prueba
/ Foto: Cortesía

Teodoro hace la cola en la gasolinera, Yulimar espera agua potable y Giovanny, el regreso de la televisión satelital. Enfrentados a una escasez que se agrava, los venezolanos deben armarse de paciencia, aún cuando nunca se habían imaginado atravesar semejante crisis… y en plena pandemia.

“Estoy haciendo la cola desde las 12 de la noche del día de hoy, esperando poder surtir gasolina el día de mañana”, dice exasperado Teodoro Lamonte, de 50 años, que luce su mascarilla de protección, de uso obligatorio, torcida y no esconde su indignación.

Sin agua, gasolina o TV, la escasez pone a los venezolanos a prueba
/ Foto: Cortesía

En medio del confinamiento decretado por el presidente Nicolás Maduro para frenar la propagación del coronavirus, Teodoro condujo su auto y lo estacionó al borde de una autopista de Caracas, en una fila junto a decenas de otros vehículos. Todos esperan la hipotética llegada de combustible a la estación de servicio más cercana.

El decreto de confinamiento a mediados de marzo coincidió con el comienzo de una gran escasez de gasolina en Venezuela, que ostenta las mayores reservas de petróleo del mundo.

“Hay 5.000 millones de barriles bajo tierra, eso es lo que nos dicen. Y no tenemos gasolina”, se queja Teodoro.

Escasez de gasolina impulsa un mercado negro

En Caracas, un litro se vende hasta en tres dólares en el mercado negro. Un precio astronómico comparado con el de la estación de servicio, donde resulta casi gratis la gasolina distribuida por el monopolio estatal.

Pero la producción petrolera de Venezuela se ha ido a pique y actualmente está en 622.000 barriles diarios, una quinta parte de lo que producía hace 10 años, según cifras de la OPEP.

Maduro responsabiliza de la debacle a las sanciones de Washington que buscan impulsar su salida del gobierno. Analistas y el movimiento opositor en torno al jefe parlamentario Juan Guaidó estiman, en tanto, afirman que la corrupción y la falta de inversión están en el origen del problema.

Mientras tanto, cinco petroleros enviados desde Irán, aliado de Maduro, deben darle algo de oxígeno al gobierno en los próximos días.

Según la prensa, la flota transporta 1,5 millones de barriles de gasolina. Pero los barcos están en medio de nuevas tensiones entre Irán y Estados Unidos. Y Teherán ha advertido de “consecuencias” si Washington impide la entrega del cargamento a Venezuela, donde este lunes ya atracó el primero de ellos.

Osvaldo Rodríguez, de 22 años, también hace la fila, pero duda que la gasolina en camino sea “para uno”. ¿Para quién entonces? “Para ellos será, no sé”, dice sin aclarar quiénes son.

Además, advierte que si esa gasolina “la ponen a precio internacional nadie lo va a pagar”. “En un país donde uno gana 4,6 dólares al mes, nadie lo va a pagar”.

La crisis hídrica

Un poco más lejos, en la zona de clase media de Bello Monte, hay una cola para adquirir agua potable. Yulimar Espinosa, de 40 años, se arma de paciencia frente a la tienda que vende el bidón de 20 litros en 30.000 bolívares (unos 15 céntimos de dólar).

“Es mejor evitar tomar (el agua de la tubería), ya que aquí no hay medicamentos” en caso de intoxicación, advierte. Yulimar es informática y su salario le alcanza escasamente para poner comida sobre la mesa.

“Nunca pensé que iba a vivir esto. Nuestra calidad de vida está por el suelo”, dice esta madre de tres hijos.

Venezuela ciertamente vivió días mejores, en gran parte gracias al petróleo. Pero la caída de los precios del crudo y las sanciones estadounidenses se han hecho sentir. Su PIB se contrajo más de la mitad en seis años y la hiperinflación llegó a 9.585% en 2019.

Y a todo eso hay que sumarle la crisis política. Desde hace más de un año, Guaidó intenta sacar del poder a Maduro, al que considera “usurpador” tras la “fraudulenta” elección presidencial de 2018. Cuenta con el apoyo de una cincuentena de países, entre ellos Estados Unidos, que le reconocen como mandatario interino.

Pantalla negra

En el último episodio de la lucha entre Washington y Maduro, el grupo de televisión satelital Directv, propiedad de la compañía estadounidense AT&T, dejó de prestar servicio a Venezuela la semana pasada por las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump.

Una catástrofe para sus 6,5 millones de abonados venezolanos.

/ Foto: Archivo

Entre ellos está Giovanny Sánchez, empresario caraqueño. En la zona donde vive, “no hay parque cerca” para que sus dos hijos se puedan entretener y, en pleno confinamiento, la programación de Directv les permitía descansar y distraerse “viendo una película y después volver al tema de las tareas” escolares.

Ahora, la pantalla está negra. Giovanny resolvió en parte el problema al conectar su receptor a Internet para acceder a algunos canales con streaming, pero no todos los venezolanos pueden hacer lo mismo. Según la ONG Freedom House, solo un 60% tenía acceso a internet en 2018 y las conexiones suelen ser débiles e inestables.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.