Miércoles, 24 de julio de 2024

23°

Valencia, VE

¿Es segura el agua que venden en establecimientos de recarga de botellones?

agua Recarga del botellón de agua potable en el norte de la Gran Valencia promedia más de 40 mil bolívares
Foto: Francisco J. Figuera

Desde hace aproximadamente cuatro años se han multiplicado en Carabobo establecimientos de venta de agua, que se ofrece como potable y apta para el consumo humano, a los que las personas acuden de forma masiva para recargar los botellones que usan en actividades básicas como hidratarse o cocinar.

A juicio del ingeniero civil sanitarista, Manuel Pérez Rodríguez, en la mayoría de los casos se trata de “mercaderes del agua” que irresponsablemente surten botellones sin contar con el aval de laboratorios serios que certifiquen que el líquido sea realmente potable. “No hay control sanitario de la calidad del agua que están vendiendo estos expendedores”.

Según Pérez Rodríguez, quien es cofundador de la Fundación Movimiento por la Calidad del Agua, las personas recargan sus botellones en estos establecimientos por “acto de fe”, ya que es mínimo el porcentaje de expendedores de agua que realiza exámenes fisicoquímicos y bacteriológicos o microbiológicos en algún laboratorio calificado.

“Ninguno de esos expendios tiene una cartelera con informes de la calidad del agua que tenga una antigüedad no mayor a 30 días. Ahí está el problema”, señaló el especialista en entrevista con El Carabobeño al advertir que se está jugando con la salud de los ciudadanos, en especial con la de los más vulnerables, que son los niños y ancianos.

Andrea González forma parte de los miles de usuarios que compran agua en estos establecimientos. Aseguró que al no contar con un filtro en su vivienda que le permita procesar el agua contaminada que le envía Hidrocentro a través de tuberías, la única opción que le queda es recargar sus botellones de forma periódica en un local al norte de Valencia.

Recarga del botellón de agua potable en el norte de la Gran Valencia promedia más de 40 mil bolívares
(Foto: Archivo)

Pero esta opción dejó de ser confiable para ella. “Había recargado mis botellones y a las dos semanas, cuando destapé uno para usarlo, de inmediato salió un olor muy desagradable. Al echar un poco de agua en un recipiente noté que tenía partículas color marrón”, narró González.

El especialista en tratamiento de agua, Arnaldo Rincones, certificado en los Estados Unidos por la Asociación de Calidad del Agua (WQA, por sus siglas en inglés), informó a El Carabobeño que “la gran mayoría de esas plantas no cumplen con normativas sanitarias adecuadas” y usan equipos chinos “de la peor calidad”.

Como parte de los requerimientos mínimos, los expendios de agua deben contar con tanques, tuberías y bombas de acero inoxidable, no de plástico como se evidencia en muchos casos; así como también con equipos certificados internacionalmente, explicó. Entre el personal que labora en estos lugares debe incluirse a un ingeniero en Alimentos y técnicos químicos.

Además, agregó, obligatoriamente tienen que tener un laboratorio en el sitio, ya que por normativas nacionales e internacionales se requiere la realización de un análisis del producto antes de ser vendido y cada cierto tiempo deberían acudir a un laboratorio externo que también examine el agua y así poder realizar su trazabilidad.

“El ministerio (de Salud) debe realizar visitas sorpresas y tomar muestras en cada una de las etapas del proceso”, dijo Rincones. “En Venezuela lo que están haciendo es que cada seis meses hacen los análisis, pero durante ese período ya podrían estar contaminados los tanques”.

El especialista fue enfático al advertir que una planta de agua jamás debe estar, bajo ningún concepto, cerca de mataderos, vertederos de basura ni estaciones de servicio.

agua
(Foto: Archivo)

Únete a nuestros canales en Telegram y Whatsapp. También puedes hacer de El Carabobeño tu fuente en Google Noticias.

¿Es segura el agua que venden en establecimientos de recarga de botellones?

agua Recarga del botellón de agua potable en el norte de la Gran Valencia promedia más de 40 mil bolívares
Foto: Francisco J. Figuera

Activa las notificaciones Lo pensaré