acoso a voces críticas en Pakistán
AI señaló que no se trata del último caso reciente de acoso contra un periodista crítico. Foto: Referencial

Amnistía Internacional (AI) urgió hoy a las autoridades de Pakistán a dejar de perseguir a las voces críticas, un día después de la detención de un popular periodista conocido por su postura contraria al Gobierno.

“Amnistía Internacional está alarmada por las noticias sobre la detención del presentador Imran Riaz Khan, y pide a las autoridades que dejen de castigar a las voces críticas, en lo que es una tendencia preocupante en Pakistán desde hace muchos años”, dijo la organización en un comunicado.

Acusado en una veintena de casos

Imran Riaz, ex presentador de un canal de televisión privado en Pakistán, fue detenido anoche cuando viajaba desde su ciudad natal Lahore (este) a la capital paquistaní, Islamabad, para obtener la libertad bajo fianza preventiva en un caso de traición.

El periodista, crítico con el actual Gobierno del primer ministro paquistaní, Shehbaz Sharif, y considerado como un partidario del depuesto jefe del Ejecutivo Imran Khan, se enfrenta a una veintena de casos en varias ciudades del país asiático.

Riaz trabajaba como presentador en el canal Samaa TV hasta que fue cesado el pasado abril, tras lo que comenzó a compartir sus opiniones en sus redes sociales, donde cuenta con más de tres millones de suscriptores tanto en Youtube como en Twitter.

“Sí, en Pakistán hay un régimen fascista y muchos de nosotros nos enfrentamos a casos solo por nuestro periodismo”, escribió ayer en la red social Twitter antes de ser detenido.

Numerosos casos recientes

AI señaló que no se trata del último caso reciente de acoso contra un periodista crítico.

“En las últimas semanas, varios periodistas han desaparecido, se han enfrentado a casos motivados políticamente e incluso han sido atacados violentamente por hacer simplemente su trabajo”, dijo la organización pro derechos humanos.

Ayaz Amir, otro veterano periodista y crítico con el todopoderoso Ejército paquistaní, fue sacado de su coche a la fuerza y golpeado por un grupo de desconocidos cuando salía de su oficina en Lahore el pasado fin de semana.

Tanto la detención de Riaz como el ataque a Amir han suscitado la condena de miembros de la profesión y la sociedad civil.

Sharif condenó el ataque del pasado fin de semana al periodista al tiempo que ordenó a su hijo y jefe de Gobierno de la provincia de Punjab, Hamza Shehbaz, dirigir una investigación de alto nivel sobre el “triste incidente”.

El ex primer ministro Imran Khan, destituido el pasado abril tras una moción de censura, llamó a protestar contra la detención de Riaz y la violencia contra las voces críticas.

“A menos que nos unamos y hagamos frente a este fascismo, será el fin de la democracia y la libertad en Pakistán”, dijo hoy en Twitter.

El mes pasado, las organizaciones Human Rights Watch (HRW) y AI, entre otras, denunciaron el incremento de ataques contra periodistas en Pakistán, un país situado en el puesto 145 de 180 en el ránking de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras (RSF).




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.