Amnistía Internacional manifiesta indignación por asesinato de tres ecologistas en Brasil
/ Foto: Archivo

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional manifestó este martes su «indignación» por el asesinato de tres ecologistas en la Amazonía, miembros de la misma familia, que confirma a Brasil como uno de los países más peligrosos para los ambientalistas en el mundo.

Las víctimas, que aparecieron tiroteadas, resultaron identificadas como «Zé do Lago», su esposa Marcia, y la hija de la pareja, Joene (menor de edad), cuyos cuerpos encontraron el domingo en estado avanzado de destrucción cerca de donde vivían, en una casa en las orillas del Xingú, uno de los mayores y más importantes ríos de la Amazonía brasileña.

La familia, que vivía en esa región amazónica hacía dos décadas, se destacó por sus actividades de protección ambiental y por su esfuerzo para salvar tortugas fluviales mediante la protección de sus nidos y la liberación todos los años de centenas de crías.

El triple homicidio ocurrió en la jurisdicción de Sao Félix do Xingú, un municipio en el estado amazónico de Pará (norte), con un largo historial de violencia por la posesión de tierras y contra los defensores de la hubo ambiental en la mayor selva tropical del mundo.

«Amnistía Internacional manifiesta su indignación por el asesinato de una familia de ambientalistas en Sao Félix do Xingú», afirmó la organización internacional.

Macabro hallazgo

Dos de los cuerpos aparecieron al lado de la casa donde vivían y el tercero, flotando en el río. Los tres tienen marcas de disparos de armas de fuego en diferentes partes del cuerpo.

La Policía sospecha que, por el estado de destrucción de los cuerpos, los crímenes ocurrieron al menos tres días antes de que el múltiple crimen fuera descubierto.

Pese a que la Policía Civil de Pará asumió la investigación, hasta ahora carece de pistas o sospechosos, así como de tesis sobre los posibles motivos del triple asesinato.

Según Amnistía Internacional, el crimen confirma a Brasil como el cuarto país con más ecologistas asesinados en el mundo, según las cifras de la organización Global Witness.

La organización citó estadísticas de la Comisión Pastoral de la Tierra, vinculada al Episcopado de la Iglesia Católica, según las cuales 26 personas terminaron asesinadas el año pasado en Brasil por conflictos rurales.

«Las amenazas, agresiones y asesinatos de defensores y defensoras del derecho al medioambiente, íntimamente relacionado a las luchas por justicia ambiental y climática ya la resistencia de los pueblos del campo, los bosques y el agua, no constituyen casos aislados en Brasil», alegó Amnistía Internacional.

Criminalización de activistas

Agregó que los asesinatos ocurridos en Sao Félix do Xingú fueron incentivados por los discursos y prácticas de las autoridades públicas, que criminalizan y persiguen a los defensores de los derechos humanos, ambientalistas y líderes indígenas en Brasil.

«El ambiente hostil para la defensa de los derechos humanos es estimulado por una política antiambiental», añadió.

Afirmó que estará atenta a las investigaciones del crimen para garantizar que sus responsables sean identificados y juzgados lo más rápido posible.

“El Estado brasileño tiene la obligación de actuar para contener la ola de violencia y el ciclo de impunidad que se perpetúan en la región amazónica y en todo Brasil”, concluyó.

Según Global Witness, un total de 227 defensores del medio ambiente fueron asesinados en 2020 en todo el mundo, pero la lista está encabezada por Colombia, Filipinas, México y Brasil. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.