Foto: Dayrí Blanco

Dayrí Blanco

El cambio es evidente. La jornada comicial en la Unidad Educativa José Félix Sosa fue distinta esta vez. La migración de la población electoral de la escuela José María Gil fue determinante. El proceso ha sido lento.

Lucía Gil no está contenta. “Esto no ha sido igual que antes. Tenemos que esperar mucho y las máquinas están fallando”, relató a su salida de la votación.

Adultos mayores son los más afectados. Por más de tres horas ha esperado María Peña. En la mesa que le corresponde sufragar la máquina ha tenido fallas. “Se ha trancado varias veces. No hemos podido votar”.

Pese a las fallas, los electores se mantienen en la cola. “Es mi derecho y no lo voy a desperdiciar”, expresó Peña. En la Unidad Educativa José Félix Sosa están habilitados para sufragar siete mil 826 carabobeños en 11 mesas, mientras que en la José María Gil son cuatro mil 403 los electores. Lo que convirtió al centro en el más grande de Naguanagua.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.