El sindicato de periodistas italianos FNSI denunció hoy la situación de riesgo de más de doscientos profesionales, de los que diecinueve necesitan protección personal, y que ejercen su oficio bajo amenazas.

Los diecinueve profesionales que llevan escolta se encuentran en esta situación por informar sobre “materias peligrosas” y al menos 190 son protegidos también con asiduidad por las fuerzas del orden, precisó el presidente de la Federación Nacional de Prensa Italiana (FNSI, en sus siglas en italiano), Giuseppe Giulietti.

En un coloquio celebrado en la sede de la asociación de la prensa extranjera en Roma, en el que participaron los periodistas italianos amenazados por la mafia Federica Angeli y Paolo Borrometi, Giulietti alertó de que muchos de ellos son jóvenes desconocidos que trabajan “sin contrato” y en condiciones “precarias”, lo que, opinó, “es la situación más peligrosa del mundo”.

Este exdiputado italiano urgió al respecto a hacer públicas sus investigaciones para romper “la cadena del silencio”, más allá de simplemente manifestar solidaridad con su situación.

Aunque consideró que el escenario de amenazas contra los periodistas en Italia ha mejorado frente a otros tiempos y que las formas de agresión se expresan hoy de forma distinta a las tradicionales, calificó la situación de “muy seria”.

“Me has hecho una pregunta que no me gusta y te agredo”, este es “un fenómeno creciente”, dijo en torno a una intimidación que, indicó, es mayor si es una mujer quien investiga.

Giulietti advirtió de que las amenazas contra los informadores no son sólo un problema italiano, sino que se extiende a otros “muchos países”.

Aludió así a Turquía, México, Malta o Eslovaquia, donde en febrero pasado era asesinado el periodista Jan Kuciak, conocido por sus investigaciones sobre corrupción, junto a su novia.

Relataron sus experiencias personales Angeli y Borrometi, quienes llevan, respectivamente, tres y cuatro años bajo protección policial por sus investigaciones sobre la mafia italiana.

Periodista del diario “La República”, Angeli se ha centrado desde 2013 en una organización mafiosa romana asentada en Ostia, en el litoral de la capital, los Spada, un “clan criminal” con “características similares a la Camorra”, describió.

No obstante, en Roma la mafia no tiene nombre y existe por ello, señaló, una “fatiga cultural” en reconocerla como tal.

Respecto a las series televisivas actuales con gran éxito, como “Suburra” o “Romanzo Criminale”, que tratan sobre la mafia, alertó de la “fascinación del mal” que promueven, una cuestión en la que coincidió Borrometi. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.