(Foto EFE)
COMPARTE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, expresó que Venezuela ha entrado a una fase de deterioro final y agregó que cada una de las mesas de diálogo que se armaron en los últimos dos meses sufrió erosiones importantes.

Almagro, en una entrevista en el El País, explicó que la mesa uno supuestamente era para devolver poderes a la Asamblea Nacional, pero esta perdió tres facultades en esta fase: la de hacerle un juicio político al presidente, la posibilidad de elegir a los integrantes del Consejo Nacional Electoral y la inmunidad de los parlamentarios, con la prisión del diputado Gilber Caro.

“Y ni qué hablar de lo que ya había perdido sin la rendición de cuentas del mandatario ante la Asamblea ni la aprobación del presupuesto. Es el descalabro llevado a sus últimas consecuencias. Estamos hablando de variables absolutamente autoritarias”, comentó.

Además se refirió al desconocimiento de un derecho electoral como era el referéndum revocatorio. Sostuvo que esa consulta no podía formar parte de una mesa de negociación, porque no pertenecía ni al Gobierno ni a la oposición, sino a los cientos de miles de venezolanos que firmaron y que no podían ser dejados en la calle en cuanto a su derecho de revocar al presidente.

Y no es que no se hagan elecciones adelantadas, tampoco se hacen las atrasadas. Todos los gobernadores ya traspasaron su periodo de gobierno y todavía no hay ni siquiera miras a unos comicios. Todos los derechos electorales del pueblo han sido completamente avasallados por esa mesa de diálogo. El deterioro institucional ha sido cada vez más fuerte. Los juicios en Houston por los casos de corrupción de Pdvsa y los de Nueva York por el caso de narcotráfico de los sobrinos de la pareja presidencial son también sintomáticos de este deterioro.

Al ser consultado sobre el compromiso del Gobierno con el diálogo, dijo que en la segunda mesa, supuestamente iba a ir liberando a los presos políticos, pero solo ha habido nuevos presos de este tipo. “Cuando hay una negociación de este carácter, lo menos que se puede hacer para demostrar la buena fe en el diálogo es que no haya nuevos encarcelamientos”, resaltó.

Para Almagro la lógica se mantiene: “Meto preso a quien quiero cuando quiero y libero al que se me ocurre cuando se me ocurre”.

Para leer la entrevista completa haz click aquí




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.