Nicolás Maduro (Foto Cortesía Alnavío)

El brote del Covid-19 en Venezuela está estimulando la idea de que es necesario que ocurra un gran acuerdo nacional para hacer frente a las dificultades, tanto en el ámbito de la salud como a nivel económico, algo que a simple vista luce como la medicina indispensable para un país que lleva años en una profunda crisis política e institucional, con la población empobrecida y el aparato productivo destruido. Sin embargo, existe el temor de que se trate de una nueva oportunidad para Nicolás Maduro de aprovechar políticamente la crisis a favor de su estrategia de sostenerse en el poder a cualquier precio.

El mundo está sacudido por el coronavirus. Se reportan más de 400.000 infectados y cerca de 18.500 fallecidos. En Venezuela, que lleva seis años de recesión y una crisis humanitaria compleja, muchos temen que la pandemia pueda alcanzar proporciones dantescas. De allí que a distintos niveles se comience a hablar de la necesidad de un entendimiento entre el régimen de Nicolás Maduro, la oposición y otros sectores de la vida nacional para pactar soluciones que ayuden a hacer frente a la coyuntura en beneficio de los venezolanos.

Nicolás Maduro lleva tiempo abonando el terreno para que esta idea germine. En sus recurrentes alocuciones a propósito del Covid-19 habla de que Venezuela busca recibir ayuda humanitaria, algo que hace un año rechazaba abiertamente porque así lo imponía su agenda política, pero que ahora no sólo le resulta de utilidad, sino que se impone por las circunstancias. Incluso usa ese argumento de las razones humanitarias para tocar la puerta del Fondo Monetario Internacional, algo históricamente inconcebible para el chavismo, para pedir 5.000 millones de dólares en financiamiento, aun a sabiendas de que el pedido sería fácilmente desestimado más por razones de forma que por otras razones.

Sin embargo, deja registro de su diligencia en pro de atender los graves problemas de la nación. De hecho, Maduro en tiempos de coronavirus se presenta como el líder conciliador que trata de escuchar a todos los sectores para gestionar de la mejor manera el brote. Es así, con esa misma actitud, como ahora pide que por razones humanitarias sean levantadas las sanciones internacionales en su contra, pues es urgente atender las necesidades de los ciudadanos.

Leer nota completa aquí en ALNAVÍO




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.