El sector funerario en Carabobo se mantiene en una lucha constante ante los aumentos  de los precios de todo lo necesario para cubrir los distintos servicios.

En el caso de los ataúdes, estos pasaron de un valor de tres a 10 millones de bolívares según última cotización, informó un afiliado de la Asociación de Profesionales de la Industria Funeraria (Asoproinfu).

La fuente detalló que las urnas de metal podrían llegar a un costo de 15 millones de bolívares, mientras que las de tablero de fibra de densidad media (MDF) mejor conocida como compuestos de madera, actualmente valen 10 millones de bolívares.

El integrante de Asoproinfu destacó que no solo el aumento de las urnas representa un problema para las funerarias, sino el aumento casi interdiario del café y el azúcar, elementos necesarios para las velaciones, así como también del formol, que tiene un precio de siete millones de bolívares el contenedor de 200 litros, más todo lo necesario para la preparación del cadáver.

Otros de los factores que mantiene este sector en desventaja, de acuerdo al declarante, es la desunión de las más de 50 funerarias que hay en la región carabobeña y la poca formación del personal para cumplir las tareas propias de este oficio. Los trabajadores deben recibir talleres de tanatopraxia (preparación del cadáver) como lo establece la ley, “todos los empleados deben estar capacitados para preparar los cuerpos y esa es mi mayor preocupación”, comentó.

En cuanto a los precios de los servicios funerarios, el informante indicó que oscilan entre 15 y 18 millones de bolívares depende el lugar donde este ubicada la funeraria. El precio de servicio domiciliario esta entre 17 y 20 millones de bolívares, por tratarse de traslados.

El precio de las parcelas de dos compartimiento en cementerios privados  oscilan de 15 a 25 millones.

En el Campo de Paz del municipio San Joaquín el precios es 15 millones 200 mil bolívares. En Jardines del Recuerdo los precios están entre 20 y 25 millones de bolívares y en El Oasis se mantiene en 13 millones 800 mil bolívares.

La cremación pasó de 900 mil bolívares a cuatro millones 400 mil bolívares. Este precio es solo para los adultos que murieron de manera natural, en el caso de cuerpos de infantes hasta los cinco años, el precio es de tres millones de bolívares.

REALIDAD DEL SECTOR FUNERARIO EN CARABOBO

La realidad en Carabobo en cuanto a los servicios funerarios se aleja de lo que establece la Ley para la Regulación y Control de la Prestación del Servicio Funerario y Cementerios, que de acuerdo al artículo 35 del derecho a un servicio básico, reza que estos incluyen la  preparación del cadáver, asesoría en relación a las diligencias de la ley, sala de velación y servicio de cafetería, un ataúd tipo latouche, excepto cuando se trate de donaciones, traslado del cadáver del sitio del fallecimiento al local de velación y al cementerio, vehículo de acompañamiento, transporte de utensilios al sitio de velación en caso de ser velado en el domicilio.

Todo lo que establece ese artículo, no se cumple en muchas de las funerarias de Carabobo, aseguró la fuente, bien sea por no tener la posibilidad de cubrir todo los gastos debido a la situación económica que atraviesa el país o porque no están dentro de los paquetes que ofrecen a los familiares.

El representante de Asoproinfu indicó que todos el servicio deben adaptarse a las necesidades de los familiares, a lo que puedan o estén dispuestos a pagar.

PREVISIONES FUNERARIAS

Las previsiones funerarias deben ser tomadas en cuenta por las familias. Existen planes para comprar parcelas. Hay que acumular una cantidad de dinero considerable para acarrear con los gastos a la hora de la muerte de un ser querido. Es lo que se recomienda desde el sector funerario.

Los carabobeños no están preparados para la muerte, manifestó la fuente, no saben que existen previsiones que se ajusta a la realidad económica de cada familia.

El empresario hizo énfasis en que todo esto radica por falta de cultura, porque así como cualquier familia se prepara para una graduación, matrimonio, quinceaños e incluso para el nacimiento, se deben preparar para la muerte y no dejar todo a última hora.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.