(Twitter)
COMPARTE

Un grupo de ambientalistas, proteccionistas y defensores de animales en Venezuela se dirigió a Jorge Alejandro Medina, presidente del Instituto de Parques (Inparques), para solicitar el traslado de la elefanta Ruperta al “Santuario de elefantes Brasil”, por el deplorable estado en el que se encuentra actualmente.

Ellos proponen que Ruperta pueda ser atendida por especialistas que se encuenran en el único santuario de paquidermos en Latinoamérica, para que sea evaluada la posibilidad de trasladarla a sus instalaciones, tras contar con un espacio de 1.000 hectáreas”, describe la carta difundida en el portal de la organización change.org.

Ruperta fue una de los primeros animales exóticos en llegar al Zoológico de Caricuao junto a Margarita, otra elefanta y una jirafa llamada Napoleón, ambos ya fallecidos.

La elefanta Ruperta llegó a ese zoológico cuando contaba con siete años de edad, y se convirtió en la estrella del zoológico por su gracia y donaire. Hoy a sus 46 años presenta signos visibles de desnutrición a consecuencia de la crisis por la que atraviesa el país, de la que no se salva el popular paquidermo de Caricuao, la cual requiere de gran cantidad de alimento y de medicamento para su atención y se presume que la elefanta no está consumiendo una dieta completa.

Los visitantes del Zoológico expresan preocupación por la salud de Ruperta, al verla cada vez la ven más triste y desnutrida.

Por otro lado, el espacio donde habita Ruperta resulta insuficiente, ya que no se corresponde con los nuevos estándares que deben seguir los zoológicos modernos, los cuales dejaron de ser espacios para la exhibición de animales  por reservorios de la biodiversidad.

Actualmente, se trata en la medida de lo posible, imitar el habitat natural de los animales. La falta de espacio incide en el desarrollo de enfermedades como artritis por no poder ejercitarse debidamente.

El pasado lunes 28 de agosto, Ruperta sufrió una segunda caída: la primera fue el 23 de marzo por la mala alimentación que se le daba en Inparques.

Tres días después, se inició una campaña de recolección de alimentos. Más de 300 kilogramos de comida fueron enviados al parque Zoológico de Caricuao, donde se encuentra actualmente. No obstante, autoridades del parque rechazaron la donación.

La organización expresó su preocupación e indicó que necesita libertad y compañía, ya que en Venezuela no se le puede ofrecer la ayuda.

“Seríamos egoístas en rechazar esta oportunidad de bienestar, libertad y compañía que le ofrecen a nuestra emblemática elefanta. Es necesario buscar alternativas en el mundo que brinden mejor calidad de vida a los animales que se encuentran en cautiverio, que por ninguna razón merecen estar así”, enfatizaron en el texto.

Al obtener la autorización del Estado, el traslado de la elefanta Ruperta sería más fácil, ya que cuando la paquidermo sufrió la primera caída representantes del Santuario de animales se ofrecieron para ayudar en este sentido.

El caso de Ruperta, no es único, varios zoológicos del país se han convertido en depósitos de animales que en las actuales circunstancias sufren en silencio la escasez de alimentos y de medicamentos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.