Tambores para San Juan / Luis Cabrera, 2019

Por: Luis Cabrera / @salteveneno

Un creciente interés por la fotografía urbana se está despertando en la ciudad. Estos grupos se han abocado a sus calles buscando reencontrarse con el paisaje citadino, sus personajes, las historias que se transmiten verbalmente de generación en generación, y con sus manifestaciones culturales. Poco a poco se está despertando un renovado sentido de pertenencia. Esto lo veo con franco entusiasmo.

Y es que, las manifestaciones culturales son más que los actos religiosos y folklóricos. El término también abarca todo aquello que conforma la identidad y valores de una comunidad: Monumentos, edificaciones, tradiciones, cotidianidad, gastronomía, vestimenta, manifestaciones artísticas, entre tantas otras.

Sin embargo, he notado que la mayoría de las propuestas visuales que decantan de estas experiencias se quedan aisladas, carecen de narrativa, no hay un hilo conductor. En consecuencia, no se termina de crear un cuerpo de trabajo que represente tanto al hecho fotografiado como el esfuerzo y empeño de los autores por documentar su experiencia.

Pero todo se puede corregir porque, ciertamente, entre todos podemos (re)construir la memoria visual de la ciudad. Las plataformas para preservarla y difundirla son asunto para otro artículo, entre tanto, se aprovecha lo que hay: Las redes sociales. Esto esta bien y no, porque su sobrevalorado alcance solo sirve para poner en la palestra las iniciativas pero su voraz dinámica de la inmediatez y la vorágine de la hipervisibilidad,
hacen que sean un desatino que poco a poco va desvaneciendo lo que pudiese ser un
valioso archivo visual.

A propósito de lo anterior, este 27 de julio se celebró el Día Nacional del Bibliotecólogo
y el Archivólogo. Vilena Figueira (@vilenafigueira) ha sido una defensora de la
importancia y valor del archivo fotográfico en Venezuela. Periodista, curadora,
investigadora, fotógrafa, docente, especialista en conservación de archivos
fotográficos, fue jefe de la División de Archivos Fotográficos de la Biblioteca Nacional y
participó en el comité que elaboró el informe para que esa colección fuera declarada
como Archivos Documentales de la Humanidad por la Unesco en 1997. Ella es un
referente en esta ardua labor.

Volviendo a la fotografía, recordemos que, como herramienta comunicacional, se trata
de un texto visual con el que el autor logra contar una historia al espectador a través de
unos códigos estéticos y semiológicos enmarcados en cada encuadre. Pero cuando el
autor desconoce la existencia de estos códigos, su léxico visual se ve duramente
limitado.

Los docentes de fotografía estamos llamados a prestar apoyo académico, técnico y
práctico a estos entusiastas de la imagen. Precisamente, este sábado 31 de julio, a
partir de la 1:00 p.m, estaré dictando una Masterclass sobre Fotografías de
Manifestaciones Culturales, en Cacao Cultura (@cacaoculturav). Cada participante

estará en capacidad de elaborar un registro fotográfico estructurado con la intención de
que sea publicado en espacios dedicados a la fotografía, su reflexión y discusión.

Para inscribirse, deben ingresar a la cuenta de Instagram de ¡Sin Permiso!
(@sinpermiso_foto), hacer clic en el link de la Bio o enviar un mensaje directo para
solicitar información. Esta actividad cuenta con certificado, material bibliográfico, tutoría
de proyecto, y un obsequio cortesía de Cacao Cultura. Así que los esperamos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.