Foto AP
COMPARTE

El tenista sudafricano Kevin Anderson, vigésimo octavo cabeza de serie, logró por primera vez estar en las semifinales del Abierto de Estados Unidos y lo hizo después de ganar esta madrugada, en cuartos, al local Sam Querrey, decimoséptimo preclasificado, 7-6 (5), 6-7 (9), 6-3 y 7-6 (7).

Nada menos que tres horas y 25 minutos fue lo que necesitó Anderson para vencer a Querrey, en lo que fue el decimoquinto duelo entre ambos como profesionales, que sigue favorable 8-7 al tenista estadounidense.

El triunfo de Anderson, de 31 años, que alcanza por primera vez unas semifinales del Abierto de Estados Unidos y de un torneo de Grand Slam, le permite tener de próximo rival al español Pablo Carreño, duodécimo cabeza de serie, que también será debutante después de haber ganado por 6-4, 6-4 y 6-2 al argentino Diego Schwartzman.

El duelo entre Carreño, de 26 años, y Anderson será el tercero dentro del circuito de la ATP con ventaja de 2-0 para el tenista sudafricano, incluido el triunfo en la segunda ronda del pasado Masters 1.000 de Canadá, que ganó por 6-3 y 7-6 (6).

Anderson, número 32 del mundo, su mejor clasificación en el Abierto y en un torneo de Grand Slam, también habían sido los cuartos que logró el torneo estadounidense del 2015.

Una vez más con su tenis de saque y peloteo corto, Anderson le ganó el duelo a Querrey, que tiene el mismo estilo, y lo hizo tras colocar nada menos que 67 golpes ganadores por 45 errores no forzados.

Mientras que Querrey consiguió 44 golpes ganadores y 36 errores no forzados, lo que hizo que combinadas ambas estadísticas fuese el partido con la mayor cantidad de golpes ganadores.

Ambos también dieron una exhibición de “aces” con 22 y tres dobles faltas para Anderson, por 20 y 7, respectivamente, de Querrey, que cedió apenas dos veces el saque en seis oportunidades que le dio al tenista sudafricano, que a la vez lo perdió una de dos.

También fue mejor Anderson en las subidas a la red al conseguir 25 puntos de 35 oportunidades por 16 y 24 de Querrey.

Ahora Anderson tendrá que pensar en un estilo de juego completamente opuesto como es el de Carreño, que tiene un gran tenis desde el fondo de la pista, con gran variedad de golpes y que sabe mantener los tantos.

“Lo único que quiero ahora es descansar después de la dureza que ha tenido este partido, pero estoy feliz por haber conseguido mi primera clasificación a una semifinal del Abierto”, declaró Anderson. “Conozco como juega Carreño y será también un partido muy difícil, pero con la ilusión de luchar al máximo para alcanzar la gran final”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.