En la medicina natural, siempre se ha tenido un apartado para ayudar o calmar muchas de las enfermedades, como es el caso del sarampión.

El sarampión es una patología infecciosa exantemática que pertenece al género morbillivirus. Es parecida a la rubeola y a la varicela. Suele verse en niños, y está causada por un virus que pertenece a la familia  de virus paramyxoviridae. No se debe confundir con el género  myxovirus, al que pertenecen las paperas y la gripe.

Causas

En esta enfermedad suele verse con manchas en la piel de color rojo (eccemas o exantema), fiebre y un estado de debilidad. En muchos de los casos, se puede ver inflamación de los pulmones, el cerebro y se ve comprometida la vida de la persona.

El periodo de incubación del sarampión dura entre 4 a 12 días, y en este periodo de tiempo no se ven los síntomas.

Las personas afectadas se deben mantener fuera de los demás para evitar el riesgo de contagio, de 3 a 4 días después de los síntomas

¿Cómo se transmite?

Esta enfermedad suele ser muy contagiosa. Tiende a extenderse por el sistema respiratorio. El virus se transmite por las secreciones mucosas o por la misma saliva las cuales tienen partículas del sarampión, como las que producen las personas con tos.

Al momento de la transmisión, el virus afecta las células epiteliales de la persona huésped. Tiende alojarse en el tracto urinario, el sistema linfático, los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central y propagarse.

El sarampión puede empeorar con relativa facilidad y suele presentarse con diarrea, neumonía. En las personas adultas suele verse más grave la enfermedad.

La mortalidad por la enfermedad suele tener un porcentaje de una en mil casos, en los países que están en desarrollo y tienen muy bajos índices de salubridad y malnutrición. Aquí es donde el sarampión se vuelve más común, la tasa de fallecimientos tiene un porcentaje del diez por ciento aproximadamente.

En países inmunodeprimidos, el porcentaje crece al 30 por ciento.

Tratamientos para el sarampión

Y estos son los remedios naturales que pueden ayudar a calmar los síntomas que trae el sarampión. Recuerda ser constante con los tratamientos para conseguir los efectos deseados.

Remedio casero con arcilla

La arcilla es un buen calmante para el picor y el ardor de las manchas del sarampión.

Y una forma mas fácil de como aplicar esta sencilla receta y no tengas ninguna complicación, aquí te la presentamos:

Ingrediente

Arcilla

Agua

Preparación

Mezcla la arcilla con un poco de agua (la cantidad dependerá de las zonas que queramos tratar).

La preparación debe quedar homogénea.

Aplicación del tratamiento

Cuando tengas la mezcla lista, tan solo tienes que aplicarla en la mancha del sarampión, y podrás notar como baja el picor y su ardor. Su efectividad durará unas cuantas horas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.