Foto: @threekola

El ala-pívot griego Giannis Antetokoumpo recuperó su dominio individual y los Bucks de Milwaukee también se convirtieron en el mejor equipo en el tercer partido de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Este que ganaron a domicilio por 116-123 a los Celtics de Boston.

Junto a Antetokounmpo, que acabó el partido con un doble-doble de 32 puntos, 13 rebotes, ocho asistencias, tres tapones y dos recuperaciones de balón, los reservas también fueron decisivos en el triunfo.

Nada menos que 42 puntos conseguidos por los jugadores del banquillo, encabezados por el veterano base George Hill, que completó un partido brillante al conseguir 21 puntos, segundo máximo encestador del equipo.

Mientras que el escolta Pat Connaughton surgió como el factor sorpresa al conseguir 14 tantos con cuatro triples de nueve intentos, además de capturar siete rebotes, recuperar dos balones y poner un tapón.

El alero titular All-Star Khris Middleton cumplió como tercer máximo encestador al conseguir 20 puntos, cuatro rebotes, cinco asistencias y tres recuperaciones de balón que permitieron a los Bucks acabar siendo el mejor equipo en la pista del TD Garden de Boston.

Donde el ala-pívot montenegrino español Nikola Mirotic, que siguió de titular, hizo valer su clase y acabó con 13 puntos tras 29 minutos de acción.

Mirotic anotó 5 de 9 tiros de campo, incluidos 3 de 7 triples, capturó tres rebotes defensivos, recuperó un balón perdió otro y cometió dos faltas personales.

La inspiración encestadora de los Bucks les permitió acabar el partido con un 51 (42-83) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 41 (15-37) de triples, comparados al 43 (35-81) y 40 (16-40) %, respectivamente, de los Celtics.

Mientras que ambos equipos acabaron con 44 rebotes cada uno y los Bucks tuvieron 13 perdidas de balón por 17 de los Celtics, que al final no pudieron evitar la derrota y perder la ventaja de campo que habían recuperado al ganar de visitantes en el primer partido de la serie que disputan al mejor de siete y ahora les favorece 2-1.

El cuarto partido se jugará en el mismo escenario del TD Garden, el próximo lunes.

Los Celtics estuvieron siempre en el partido hasta el tercer período, el fatídico cuarto en el que siempre el equipo de Boston pierde la concentración y permite al rival comenzar las remontadas después que se habían ido al descanso con la ventaja parcial de 56-55.

El base Kyrie Irving, que fue siempre el líder de los Celtics, acabó con 29 puntos y seis asistencias, pero no tuvo la suficiente ayuda, especialmente del banquillo para al final poder competir y luchar por el triunfo.

“Cierto que hemos fallado algunas canastas fáciles, pero la manera como han cortado el ritmo del partido con las personales que nos han señalado cuando marcábamos a Giannis (Antetokounmpo) no tiene sentido, simplemente estropearon todo el partido”, comentó Iving.

Los Celtics hicieron un juego físico, pero Antetokounmpo aceptó el reto e hizo el contacto suficiente para que al final hiciese 22 tiros de personal y anotase 16 tantos.

El alero Jayson Tatum también destacó con su mejor partido individual al aportar un doble-doble de 20 puntos, 11 rebotes, tres asistencias y tres recuperaciones de balón, siendo el segundo máximo encestador de los Celtics.

El escolta Jaylen Brown llegó a los 18 puntos, con cinco rebotes, dos asistencias, dos recuperaciones de balón y un tapón antes que tuviese que dejar el partido al quedar eliminado por seis faltas personales.

Mientras que el pívot dominicano Al Horford también hizo una excelente labor individual al conseguir 17 puntos y ocho rebotes en 37 minutos que vio acción.

Horford anotó 4 de 8 tiros de campo, incluidos 3 de 5 triples, y estuvo perfecto 6-6 desde la línea de personal, además de repartir cinco asistencias.

El ala-pívot Marcus Morris fue el más eficaz del ataque de los Celtics al conseguir 16 puntos tras anotar 6 de 8 tiros de campo, incluidos 4 de 5 triples, capturó ocho balones bajo los aros, dio dos asistencias y puso dos tapones.

Pero nada de todo ese esfuerzo realizado por los Celtics fue suficiente a la hora de compensar el poder de Antetokounmpo y la eficacia de los reservas de los Bucks, que fueron los que realmente hicieron la diferencia.

Los Celtics tuvieron también una defensa disciplinada, pero el parcial de 31-40 en el tercer periodo fue lo que al final hizo la diferencia.

Antetokounmpo en el tercer partido, en ningún momento le preocupó a quien tenía delante para que le marcase, siempre encontró la manera de superarlo con movimientos más rápidos, sin darle tiempo a la defensa de Boston de posicionarse.

Además como equipo, los Bucks también establecieron siempre el ritmo de juego con una transición dominante y su segundo equipo siempre fue superior al de los Celtics, que sólo pudieron conseguir 28 puntos dentro de la pintura por 58 de Milwaukee, que volvió a ser el mejor y a recuperar con todo merecimiento la ventaja de campo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.