COMPARTE

Mientras caminas eres capaz de tomar conciencia de tu ser. Céntrate en la respiración y verás cómo te es más sencillo no ver más allá del aquí y el ahora

Cuando caminas todo fluye. Te permite meditar. No solo logras perder esos kilos de más; en ocasiones, hasta consigues aligerar muchas de esas preocupaciones cotidianas que nos hacen cautivos del estrés.

Ahora bien, para lograr un estado más profundo de relajación y propiciar así una auténtica catarsis emocional con este tipo de ejercicio físico, te recomendamos aprender a meditar mientras caminas.

Es lo que se conoce como “breathwalk” (respirar mientras andamos). Se trata de una práctica donde se combina la respiración sincronizada y el ejercicio físico moderado con la atención plena.

Para muchos es un tipo de Mindfulness que se puede aplicar al día a día mientras ejercitamos nuestro cuerpo y relajamos nuestra mente a modo de meditación profunda.

Es posible que, en un principio, y con estas breves pinceladas, te pueda parecer algo confuso.

Pero, te aseguramos que los beneficios son increíbles y son muchos los atletas que ya lo aplican en su rutina diaria de trabajo.

Entrena tu mente mientras caminas

Hay quienes se inician en la práctica de la meditación sin obtener resultados. El Mindfulness, como ya sabemos, es mucho más que un modo de relajación.

Nos invita a practicar una atención plena, ahí donde relajar la mente, ahí donde aprender a estar más presentes para ser receptivos a este entorno complejo mientras nos reafirmamos en nuestras esencias.

A pesar de que su objetivo es muy satisfactorio y promueve un auténtico crecimiento personal, no todo el mundo llega a poder aplicarlo a su vida.

Meditar mientras caminas, una práctica ancestral

Para este mundo moderno, nervioso y demandante, meditar de forma tradicional es casi imposible. ¿Cómo sentarnos si hay tantas cosas que hacer?

Sin duda, una preguntas que se hacen muchas personas. Sin embargo, hay momentos en que somos conscientes de dos cosas:

Necesitamos gestionar el estrés.
Por otro lado, también sabemos que es necesario hacer algún tipo de ejercicio. ¡El sedentarismo nos quita la salud!
Así pues, ¿por qué no combinar ambas cosas? Estas dos cuestiones nos dan una idea de por qué ha adquirido su notable éxito el Breathwalk.

Caminar mientras meditamos hunde sus raíces en la práctica del budismo zen kinhin.
En Japón, por ejemplo, es común ver a grupos de personas caminando mientras otros los guían a través de un golpe de campana con el que marcan los tiempos.
Esta práctica se centra, ante todo, en la respiración sincronizada y en esas zancadas regulares con las que aprender a vivir el momento presente mientras nos concentramos en el propio ejercicio.
Según nos explican antiguos escritos, el propio Buda tenía como costumbre andar por el bosque de forma relajada.

Lo que hacía, en primer lugar, era sentarse unos minutos y meditar. A continuación, iniciaba la marcha. Según él mismo explicaba, lo que se cultiva sentado se aplica en la marcha.
El simple hecho de caminar, de poner los pies en el suelo, de sentirlos aferrados a la tierra mientras nuestra mente se orienta sin pensar, nos invita ya a meditar casi de forma automática.
Ahora bien, para lograrlo de forma auténtica es necesario que aprendamos a respirar.
Una práctica muy sencilla que merece la pena aplicar en el día a día

Si bien es cierto que este tipo de enfoques tienen como base un componente espiritual, no podemos dejar de lado que, tanto si somos practicantes de estas creencias como si no, el hecho está en que son beneficiosas para calmar la mente.

Al día de hoy el Mindfulness, por ejemplo, está integrado en muchas técnicas psicológicas que tienen como fin conseguir que la persona sea más consciente de su mundo emocional para gestionarlo.
Por otro lado, si queremos disfrutar de un buen ejercicio físico a la vez que aprendemos a gestionar un poco mejor el estrés, nada mejor que aplicar estas sencillas técnicas de meditación del “breathwalk”.

Te explicamos sus claves:

*Nos pondremos ropa cómoda y zapatos cerrados, que nos protejan bien los pies.

*Antes de iniciar nuestra marcha, nos sentaremos 5 minutos. Colocamos las manos sobre el pecho y respiraremos hondo.
Sentiremos cómo el pecho se expande. Contendremos ese aire 10 segundos, y después, exhalaremos en profundidad.
*Repetiremos este ejercicio varias veces. Enseguida, ya estaremos listos para empezar a caminar.
*Empieza la marcha poco a poco. Debes sentir cómo tus pies tocan el suelo, tomar conciencia de tus piernas y de ese corazón que empieza a latir como orquestado por una música interna que te ofrece calma.

*Es importante que sientas tu respiración, que sea sonora, liberadora y catártica: toma aire, siente la presión en el abdomen y déjalo ir en profundidad.

*Descansa cada 10 minutos e inicia la marcha de nuevo.

*Únete con tu cuerpo para que tu mente sea consciente del aquí y ahora: es lo único que importa, es ahí donde se halla la verdadera calma. (Fuente: mejorconsalud.com)




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.