Los comentarios que siguen toman porciones del pensamiento de Eckhart Tolle. Nacido en Alemania, donde vivió hasta los trece años, Tolle pasó a Inglaterra, se graduó en la Universidad de Londres, y trabajó como investigador en la Universidad de Cambridge. A los veintinueve años, una profunda transformación espiritual operó sobre su identidad, y cambió radicalmente el curso de su vida. Eckhart no está alineado con religiones ni tradiciones particulares. En sus enseñanzas se comunica con la sencillez de los maestros espirituales. La gente y los nuevos tiempos se nos hacen cada vez más duros de llevar. A pasos gigantes avanzan las transformaciones científicas, tecnológicas, sociales y humanas. El pragmatismo, los simplismos, y otras expresiones de la vida contemporánea, nos mantienen viviendo en niveles de superficialidad poco antes conocidos. Se nos hace necesario buscar caminos para escapar del sufrimiento y vivir en paz. Hablemos un poco de todo esto…

El Aprendizaje de dar “Gracias”…

Si transitamos por los caminos del mundo, y lo único que se nos ocurre decir es “gracias”, con esa palabra sería suficiente, con ella lograríamos muchas cosas. Porque, cada vez que pronunciamos esas siete letras, reactivamos uno de los vínculos sociales más necesarios para quienes hablamos o escuchamos: ¡El agradecimiento! Con cada “gracias”, oportuna y bien entonada, cambiamos la forma de ver el mundo; el mundo cambia de forma, más y más, orientado hacia los sentimientos positivos. Sabemos que las relaciones sociales y personales se desarrollan a través de nuestros vínculos permanentes; agradecer es uno de ellos y dejamos constancia de su presencia… En cada “gracias” vinculante, recibida con agradecimiento, está implícito el bienestar, el sentir positivo que exista en nosotros…

Ha explicado muy bien Eckhart Tolle que la principal causa de la infelicidad que pueda afectarnos en algún momento, nunca es la situación en sí misma, sino que son los pensamientos negativos y prejuicios que tengamos sobre ella. “Dejemos de buscar ‘afuera’ de nosotros restos de placer y de satisfacción, de aprobación, de seguridad o amor. Tenemos un tesoro de emociones y sentimientos dentro de nosotros, que es infinitamente mayor que cualquier cosa que el mundo pueda ofrecernos (Eckhart Tolle)”. Por esto: “La luz es demasiado dolorosa para quienes viven en la oscuridad”.

“Lo que recibamos ‘ahora’ es lo que sembramos ayer, y lo que sembremos ‘ahora’ será lo que recibiremos mañana”. Este sencillo principio explicativo (según Eckhart Tolle) nos permite, como seres humanos, reconocer que los problemas que vivimos actualmente son el resultado de acciones incorrectas o confusas del pasado. Por esto, el momento presente (el ‘ahora’) es el más indicado para ir sembrando un futuro más cierto, más representativo y seguro. Y la acción del ‘agradecimiento’ no es ni del pasado ni del futuro. La acción de expresarnos con un “gracias” está hecha para que funcione en tiempo presente, ‘ahora’ y sin dilaciones… ¡Gracias!




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.