(Foto referencial)

El presidente de la Corte Suprema de Justicia argentina, Ricardo Lorenzetti, inauguró este martes el año judicial con un discurso en el que pidió autocrítica y resaltó la necesidad de hacer una profunda transformación del sistema para lograr mayor agilidad en los procesos y acabar con la impunidad.

El titular del máximo tribunal argentino instó a los presentes a generar consensos y ser más resolutivos para que las discusiones avancen hacia propuestas concretas y políticas de Estado con reglas estables que permitan la transformación de los poderes judiciales para dar respuestas más rápidas a la sociedad.

“Hace años que hablamos, no solo de la reforma del poder judicial, sino de muchísimos otros temas en el país sin que se logren solucionen concretas. No es que falten propuestas. Falta madurez institucional y que pensemos en el país y no en los intereses individuales”, aseguró.

Lorenzetti se refirió, además, a la necesidad de realizar reformas para luchar contra la corrupción y la impunidad, e hizo referencia a que el país suramericano todavía no cuenta con una ley del arrepentido.

“Hay que definir qué hacemos en esta materia, si somos capaces de hacer reformas para que la lucha contra la impunidad sea efectiva o bien estamos siempre con cosas parciales que impiden la investigación”, señaló.

El titular de la Corte Suprema instó a los presentes a tomar consciencia de servicio público y ser más abiertos a los cambios para adaptarse a los nuevos hábitos de la sociedad, escuchar sus reclamos y proteger a los ciudadanos.

En este sentido, se refirió a la creciente desconfianza en las instituciones que existe en buena parte del planeta, también en Argentina.

Lorenzetti incidió además en que “si examinamos las grandes causas judiciales en los últimos 50 años muchas de ellas se han frenado porque se han envuelto en discusiones políticas, de intereses, y no se ha centrado en la búsqueda clara de una solución de justicia estrictamente jurídica”.

El titular del máximo tribunal instó a no buscar la aprobación de las mayorías, sino el prestigio, al que definió como seguir una misma línea de principios durante mucho tiempo.

Lorenzetti denunció que muchos de los que hacen críticas infundadas fueron beneficiados en momentos difíciles de decisiones del poder judicial.

La lentitud de los procesos y la notable burocracia centraron otra parte del discurso de apertura en un sector que según el magistrado tiene una urgente necesidad de digitalización.

“Todos necesitan un Estado de derecho que funcione y esa es nuestra enorme responsabilidad”, concluyó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.