Los argentinos eligen este domingo presidente entre modelos antagónicos para un gobierno de cuatro años que tendrá el desafío de superar la peor crisis económica en 17 años, con un mercado crispado, una deuda millonaria y un clima de agitación política y social en la región.

Ahora bien, la disputa por el poder de la segunda economía de Suramerica tendrá a tres protagonistas esenciales, que marcarán el paso a seguir en los siguientes años del país: Mauricio Macri, Alberto Fernández y Cristina Kirchner.
Mauricio Macri: una imagen desinflada
Hijo de la élite empresarial argentina, el presidente Mauricio Macri ha sido el mayor defensor del liberalismo en Argentina y ahora, ante una esquiva reelección, pregona insistentemente la necesidad de defender la apertura económica y los valores de la república y la democracia, precisó AFP.
Con el país sumido en una grave crisis económica desde 2018, la imagen de Macri ha caído en picada y ningún sondeo apuesta por su triunfo en las presidenciales de este domingo
Macri aspira a ser reelecto, para lo cual debe revertir el resultado de las primarias del 11 de agosto, en las que quedó segundo con 32,93% de los votos, a casi 17 puntos del opositor Alberto Fernández (49,49%), un peronista de centro-izquierda que integra una fórmula con la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015).
 
Alberto Fernández: El favorito
De bajo perfil y alejado desde hace años de la política activa, Alberto Fernández resultó la sorpresa de la campaña electoral argentina. Peronista moderado y pragmático, está a punto de alcanzar la presidencia impulsado por la exmandataria de centro-izquierda Cristina Kirchner, su compañera de fórmula.
Abogado de 60 años, Fernández llega a las elecciones de este domingo como claro favorito, luego de que en las primarias de agosto, apoyado por una oposición peronista unificada, arrasó con el 48% de los votos.
 
Su desempeño más destacado fue como jefe de gabinete del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y también de Cristina, en 2008, con quien rompió al cabo del primer año de gobierno, con declaraciones hirientes, en medio del enfrentamiento de la expresidenta con los propietarios del campo y de los grandes medios de comunicación.
Ese episodio aparece ahora como una muestra de independencia ante quienes piensan que puede convertirse en un mero títere de la expresidenta.
“Fernández se le paró a Cristina Kirchner en 2008 y le renunció. Ella no lo pudo controlar entonces, mucho menos podrá ahora” desde la vicepresidencia, en caso de que su fórmula resulte victoriosa, consideró el analista Raúl Aragón.
Cristina Kirchner: tan amada como repudiada
Combativa, retadora, sarcástica, coqueta, la expresidenta Cristina Kirchner partió aguas en la política argentina entre quienes la admiran y aquellos que la repudian.
Consciente de las pasiones que desata, en esta campaña electoral optó por pasar desapercibida para impulsar a Alberto Fernández a la presidencia.
Con 66 años, senadora de centro-izquierda desde 2017 y dos veces presidenta entre 2007 y 2015, Kirchner se empeñó en la reunificación de la oposición peronista, que aglutina a diversas corrientes desde la derecha hasta la izquierda, para impedir la reelección del liberal Mauricio Macri.
Contra todo pronóstico, escogió el segundo plano de candidata a la vicepresidencia y lanzó ella misma la postulación de Fernández, exjefe de gabinete en su gobierno y en el de su esposo, el fallecido Néstor Kirchner. La cosecha esperada será triunfar en la primera vuelta electoral de este domingo.
Kirchner tiene una docena de causas judiciales abiertas por presunta corrupción, cinco con pedido de prisión preventiva de la que está exenta por sus fueros parlamentarios. En algunos de esos casos se indaga también a sus hijos Máximo, quien es diputado, y Florencia, cineasta.
 
 
 
Dilemas argentinos 
 
Quienquiera que resulte electo gobernará un país dividido. Para muchos un eventual retorno del peronismo es “un desastre”. “Creo en Mauricio, le hace falta tiempo para cambiar esto. Y por supuesto los Fernández, ni pensarlo.
Ya demostraron lo que hacen”, comentó Alejandro Arguello, de 53 años, en el acto de cierre de campaña del presidente en Córdoba. Dando por seguro su triunfo, Fernández declaró: “Que los argentinos estén tranquilos, vamos a respetar sus depósitos en dólares”.
Aludió al fantasma del “corralito” durante la crisis del año 2001, cuando se retuvieron depósitos bancarios y se pesificaron los que eran en dólares.
Con décadas de inflación y devaluaciones cíclicas, los argentinos están acostumbrados a refugiarse en el dólar como forma de ahorro por lo que los controles de cambio y de capitales los ponen en alerta. La moneda argentina se depreció un 70% desde enero de 2018.
En la semana previa a los comicios se recalentaron los mercados y el tipo de cambio, que el viernes pasado era de 60,73 pesos por dólar, se ubicó este viernes en 64,51 pesos, una depreciación de 5,86% al cierre del horario bancario.
“Vine a cambiar dólares porque como se vienen las votaciones sabemos que todo se va a ir para arriba encarecer”, dijo Cristian Golán, un chofer de 23 años, a las puertas de una casa de cambio. En medio del nerviosismo de la gente que se agolpó a comprar dólares para cubrirse, corren rumores de un feriado bancario y cambiario para lunes y martes.
“Está muy difícil (comprar dólares). Hay un par de lugares donde ya no hay y está explotado (lleno) de gente, hay lugares donde el dólar blue (mercado negro) está como en 71 pesos”, dijo Bárbara, una estudiante de 29 años.
A mediados de 2018, en medio de una corrida cambiaria, Macri acudió al Fondo Monetario Internacional (FMI) que le otorgó un auxilio financiero de 57.000 millones de dólares a tres años, a cambio de un programa de fuerte ajuste fiscal, que le jugó en contra al presidente a la hora de la votación.
Aún falta la liberación de 13.000 millones, pero el FMI espera el resultado electoral para negociar.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.