Armenia acusa a Azerbaiyán de bombardear principal ciudad de Karabaj
/ Foto: Cortesía

Armenia acusó a Azerbaiyán de haber llevado a cabo bombardeos en la principal ciudad de Nagorno Karabaj, Stepanakert, en el sexto día de violentos combates en esta región separatista que no ceden, pese a que las autoridades de Ereván se dijeron dispuestas el viernes a trabajar por un alto el fuego con los países mediadores.

Paralelamente, Turquía está recibiendo críticas internacionales según las cuales envió “yihadistas” en apoyo a Azerbaiyán, lo cual podría significar un peligroso giro en este conflicto.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), al menos 28 combatientes proturcos, de 850 enviados a ayudar a las tropas azerbaiyanas, murieron desde el inicio de las hostilidades.

Seria preocupación

El presidente ruso Vladimir Putin, sin acusar directamente a Turquía, expresó por primera vez su “seria preocupación” sobre su supuesta presencia en Karabaj, durante una reunión con el primer ministro armenio, Niko Pashinyan.

El viernes, Stepanakert, la principal ciudad del enclave separatista de unos 50 mil habitantes, fue atacada por las fuerzas azerbaiyanas y hubo “numerosos heridos entre la población civil”, además de daños materiales, según el ministerio de Defensa de Armenia. Las autoridades separatistas dieron cuenta de diez socorristas heridos.

Las sirenas de las ambulancias ululaban por la mañana y se oyeron varias explosiones, según un periodista de la AFP en el lugar.

Dispuesto a la mediación

Este viernes el gobierno armenio se dijo dispuesto a trabajar con el grupo de mediación copresidido por Rusia, Estados Unidos y Francia, para instaurar un alto el fuego. Sin embargo, para Azerbaiyán la solución del conflicto exige la retirada armenia de este enclave situado en su territorio.

“Si Armenia quiere terminar con esta escalada (…) debe poner fin a la ocupación”, dijo a la prensa Hikmet Hajiyev, consejero del presidente azerbaiyano.

Nagorno Karabaj es un territorio azerbaiyano poblado mayoritariamente por armenios que proclamó su independencia en 1991, lo cual provocó una cruenta guerra que se saldó con 30.000 muertos.

Esto demuestra que los pedidos de la comunidad internacional para un alto el fuego no surten efecto. El jueves, los presidentes Francia, Estados Unidos y Rusia pidieron el fin inmediato de los combates. Los tres países lideran desde el inicio de los años 1990 la mediación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre Nagorno Karabaj.

Escuelas y hospitales destruidos

A ambos lados de la línea de frente, los habitantes se decían determinados este viernes. “No tenemos miedo, sino orgullo (…) La guerra es la guerra. Las negociaciones son una tontería, tienen que rendirse”, dijo Arkadi, de 66 años, residente en Stepanakert.

En el distrito de Fizuli, del lado de Azerbaiyán, los niños fueron evacuados de zonas cercanas a los enfrentamientos, pudo comprobar un fotógrafo de AFP. Muchos hombres se presentaron voluntarios para luchar.

“No tenemos miedo”, dijo Anvar Aliyev, un taxista azerbaiyano, instando a “recuperar las tierras”.

Ambos bandos denunciaron bombardeos sobre zonas civiles. Los separatistas acusaron igualmente a Azerbaiyán de haber destruido un puente que une Armenia con Karabaj.

El Comité Internacional de la Cruz Roja emitió un comunicado expresando su preocupación por los civiles, “atrapados entre dos fuegos”, y señaló que numerosas familias “incluido bebés y niños, pasan días y noches refugiándose en los sótanos sin calefacción”.

También dio cuenta de “cientos de casas e infraestructuras civiles, como escuelas y hospitales, destruidos por la artillería pesada”.

¿Desinformación o injerencia?

El portavoz de la diplomacia armenia afirmó de nuevo el viernes que “el ejército turco combate junto al de Azerbaiyán”, algo que niegan las partes interesadas.

“Es desinformación”, refutó este viernes el consejero de la presidencia en Bakú.

Una intervención directa de Turquía marcaría un punto y aparte, porque abriría la puerta a una internacionalización del conflicto en esta región del sur del Cáucaso, donde muchas potencias como Rusia, Turquía o Irán, tienen intereses.

Ambas partes ignoraron los llamados que desde el domingo hace la comunidad internacional a cesar los combates.

Rusia mantiene relaciones cordiales con los beligerantes, dos ex repúblicas soviéticas, pero se posiciona más cerca de Armenia, que pertenece a una alianza militar dominada por Moscú.

El Kremlin también mantiene una relación complicada pero pragmática con Ankara.

Informaciones contradictorias

Las dos partes en conflicto se acusan mutuamente de ataques y reivindican haber causado dolorosas pérdidas en el adversario desde que el domingo comenzaron estos enfrentamientos, los más violentos desde 2016 en esta zona.

El viernes, Ereván aseguró que el ejército azerbaiyano “había fracasado en su intento de quebrar la defensa armenia”. Mientras que Bakú dijo que sus fuerzas habían tomado posiciones en el norte y había forzado a los armenios a retirarse hacia el sur.

Los balances oficiales hablan de al menos 190 muertos: 158 soldados separatistas, 13 civiles armenios y 19 civiles azerbaiyanos. Bakú no han comunicado aún pérdidas militares.

Armenia dice que sus fuerzas han matado a mil 280 soldados azerbaiyanos y Bakú asegura que fallecieron mil 900 militares enemigos.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.