(Foto AFP)
COMPARTE

Grupos de opositores protestaron este lunes en varias zonas de Honduras mientras la policía respondía con bombas de gases, luego de que el tribunal electoral declarara al presidente Juan Orlando Hernández como ganador de las cuestionadas elecciones del 26 de noviembre.

Hernández, de 49 años y postulado a la reelección por el derechista Partido Nacional (PN), fue declarado ganador la noche del domingo por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), tres semanas después de la votación, en un proceso en el que la oposición denunció fraude y observadores internacionales apuntaron irregularidades.

Las protestas estallaron a altas horas de la noche del domingo en diferentes zonas del país y los manifestantes resistían la tarde de este lunes a los ataques con bombas lacrimógenas, sobre todo en la región norte y algunas zonas de la capital.

En la colonia capitalina de Villanueva, policías militares lanzaron bombas de gases a unas viviendas, de donde un niño de meses tuvo que ser llevado a un hospital.

Entre tanto, el candidato opositor Salvador Nasralla, un popular presentador de televisión de 64 años, entregó este lunes en la sede de la OEA en Washington pruebas del “robo” electoral.

“Presentamos muchísimas piezas de evidencia porque el robo tiene varias facetas”, dijo Nasralla a periodistas tras reunirse con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Tenía previsto entregar las mismas evidencias al Departamento de Estado estadounidense.

El titular del TSE, David Matamoros, anunció el domingo la reelección de Hernández para el periodo 2018-2022, al tiempo que destacó que estas elecciones fueron la más observadas en la historia del país centroamericano.

Pero ello no convenció a la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, de Nasralla, que desconoció el anuncio del TSE.

“Rechazamos absolutamente la declaración del Tribunal Supremo Electoral (…) Desconocemos cualquier acto (porque) el pueblo reconoce como presidente a Salvador Nasralla”, dijo el expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009 y líder de la alianza opositora.

La postulación de Hernández a la reelección amparado en un fallo judicial que anuló un artículo de la Constitución que prohibía la reelección, ya había generado un fuerte rechazo opositor.

– Saqueos y barricadas –
En San Pedro Sula (norte), la segunda ciudad del país, la policía reportó saqueos de negocios por manifestantes, como una tienda de artículos deportivos, la quema de una agencia bancaria y de un autobús.

El portavoz policial, comisionado Jair Meza, informó que hubo bloqueos en casi todo el país.

La crispación de la oposición ante las sospechas de fraude contrasta con la ausencia de festejos por parte del oficialismo, luego de que Hilda Hernández (51), hermana del presidente, muriera el sábado en un accidente al estrellarse el helicóptero militar en el que viajaba cerca de Tegucigalpa.

La tarde del lunes, al intervenir en la misa del sepelio de su hermana en la basílica de Suyapa de Tegucigalpa, Hernández llamó a los hondureños a abrazarse tras la conflictiva elección.

“Los hondureños somos todos, podemos pensar diferente y tenemos el derecho de pensar diferente pero tenemos que abrazarnos”, dijo.

La oposición hondureña ha tomado las calles en varias ocasiones en las tres semanas transcurridas desde las elecciones, y muchas de las manifestaciones fueron reprimidas por la policía y las fuerzas armadas.

Un informe de Amnistía Internacional señaló la semana pasada que hubo 14 muertos en las protestas, aunque la oposición asegura que el número de víctimas fatales llegó a 20.

Almagro, de su lado, propuso en una declaración celebrar “un nuevo proceso electoral” como el “camino necesario para que los hondureños vivan en paz democrática”.

Dos portavoces del gobernante PN, los abogados Guillermo Pérez Arias y Oswaldo Ramos Soto, rechazaron la propuesta en una comparecencia ante la prensa.

“El secretario general (de la OEA) se ha excedido en su mandato”, expresó Pérez Arias.

“El Partido Nacional considera totalmente inaceptable y fuera de los tratados internacionales y de las atribuciones de la OEA”, sostuvo Ramos Soto.

Consultada sobre la propuesta de Almagro, la jefa de la misión de observadores de la Unión Europea, la portuguesa Marisa Matias, respondió que “no puede ni debe intervenir en la independencia y autonomía del pueblo hondureño”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.