(Foto Dayrí Blanco)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Fue una sorpresa. Quienes estaban la madrugada del domingo en la 41 Brigada Blindada pensaban que tendrían un día tranquilo. Ninguno esperaba que un grupo de uniformados asaltaría la instalación militar, en una acción que “reflejó la vulnerabilidad de un espacio castrense élite en el país”, aseguró el vicealmirante retirado Rafael Huizi Clavier, presidente del Frente Militar Institucional (FMI).

La mayor evidencia del hecho producido dentro del cuartel del ejército es que no existe la preparación adecuada en la institución. “Al menos que exista complicidad interna. Pero eso sólo lo pueden responder las autoridades como el ministro de la Defensa Vladimir Padrino López, cuyas explicaciones hasta el momento han sido poco claras”.

Dentro de las que denomina inconsistencias de las explicaciones de los hechos,  Huizi Clavier se pregunta si el supuesto coronel José Caraguipano que aparece atribuyéndose la rebelión, fue el que actuó y huyó con el armamento o si fueron otras personas. Eso no está claro y los argumentos ofrecidos hasta el momento, “no contribuyen a esclarecer las acciones sino, por el contrario, a dejar espacio a todo tipo especulaciones”.

El vicealmirante fue tajante: “No es lo mismo resguardar una comandancia general que un fuerte”. La diferencia es que la primera únicamente tiene una representación  administrativa, mientras que el segundo puede albergar “una o varias unidades élites de defensa que deben tener una atención muy rigurosa en materia de seguridad”.

El presidente del FMI  cree que pese a las pocas explicaciones dadas por Padrino López, se puede deducir que se trató de una acción aislada que  tomó desprevenidos a todos los componentes militares.

Durante el asalto a la 41 Brigada Blindada de Carabobo  se sustrajo 93 fusiles modelo AK-103 y cuatro lanza granadas M6L, de acuerdo al balance de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI). Las acciones de búsqueda de esos funcionarios persisten por cielo y tierra. Helicópteros de la GN, ejército y el Cicpc sobrevuelan, no sólo las cercanías de la Brigada Blindada en Naguanagua, sino en toda la Gran Valencia.

Revisión de vehículos en la entrada de la 41 Brigada Blindada de Carabobo.  Foto Angel Chacón.

El operativo se desplegó de manera especial en la zona boscosa, detrás del cuartel, donde presuntamente se ocultan los disidentes. Los funcionarios con armas largas patrullan diferentes calles y avenidas, instalaron alcabalas donde revisan vehículos, y se desplegaron en las 4 Avenidas de Prebo, al norte de la capital carabobeña, donde está el Cerro Casupo, que colinda con la zona boscosa de la 41 Brigada Blindada. También allanan diferentes instalaciones como una residencia universitaria de las Hermanas de Cristo Rey, el Polígono de Tiros de la entidad, una hacienda familiar, y varias casas en la urbanización El Trigal.

Durante las protestas que se desarrollaron en diferentes zonas de la región, para apoyar el asalto a la instalación militar, hubo otros hechos resaltantes como el disparo de bombas lacrimógenas desde un helicóptero de la GN en la avenida Don Julio Centeno de San Diego, la quema de parte de la fachada de un Banco de Venezuela en la avenida Bolívar Norte de Valencia por manifestantes, y la entrada violenta de tanquetas de la GN en urbanizaciones cercanas a la 41 Brigada Blindada, donde se produjo el mayor número de detenciones de civiles según reporte del Foro Penal Venezolano (FPV), que contabilizó 21 aprehensiones, de los que 11 han sido liberados y el resto espera por la imputación de delitos.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.