Asdrúbal Cabrera al parecer aceptó la mudanza defensiva por parte del manager Collins./Foto: AFP
COMPARTE

En días pasados Asdrúbal Cabrera fue noticia en la “Gran Manzana” apenas regresó de la lista de lesionados dado unas declaraciones en las que dejó entrever que quería un cambio de equipo, luego de ser movido en la defensa del campocorto a la segunda base por el manager Terrry Collins.

Sin embargo, el infielder criollo, quien hasta ese momento no había actuado nunca con los metropolitanos en otra posición diferente al shortstop, rectificó en su posición y nuevamente se dirigió a los medios señalando que todo había sido una equivocación y que espera mantenerse con los Mets.  

“Siempre he querido estar aquí, este es un gran equipo. En el momento en el que dije eso, no estaba pidiendo ser cambiado. Solo que parecía que no tenían un plan para mí. Se lo tuvieran, me lo hubiesen dicho”, aseguro el campocorto al periodista Dan Martin, del New York Post.

La última vez que había actuado como camarero se remontaba al 2014, con los Nacionales de Washington.

Cabrera dijo a los medios de Nueva York “que era tiempo de hacer un movimiento”, luego de ver su nombre en la segunda base del lineup que elaboró Collins, el viernes de la semana pasada. Era su primer partido después de pasar 10 días en la lista de incapacitados.

Después del triunfo de los Mets, 8-0, contra los Marlins de Miami, el miércoles por la noche, Cabrera pareció cambiar de opinión.

Desde el día de sus comentarios, ha iniciado cinco de sus últimos seis partidos como intermedista. Collins aseguró que José Reyes se había desempeñado muy bien en las paradas cortas durante la ausencia del venezolano y que estaba bateando mejor.

Ahora, Cabrera está en medio de una buena racha. A partir de su regreso ha conectado 10 hits en 25 turnos (.400/.483/.600 con 1.083 de OPS), incluidos dos dobles y un jonrón. En ese lapso, los Mets tiene record de 5-1.

“Este equipo me gusta mucho”, destacó Cabrera. “Estaré bien jugando en segunda. Soy un pelotero profesional. Me gustaría quedarme en cualquier posición. Solo sentí que no tenía una buena comunicación con el equipo en ese momento. Ahora esperaremos a ver qué pasa”.

Su futuro inmediato tal vez será determinado por la magnitud de la brecha que se pudo haber abierto entre él y la gerencia del equipo, después de sus comentarios.

Al criollo le resta una opción en su contrato para 2018 por 8,5 millones de dólares, con una cláusula de rescisión $2 millones, así que sería un lógico candidato para ser canjeado a otro equipo, por cómo le está yendo a los Mets, independientemente de las declaraciones del infielder el viernes de la semana pasada.

 

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.