“Acaban de dispararle a mi bebé”, dijo el padre de niña de 7 años tras tiroteo en Chicago
/ Foto: Chicago Sun-Times via AP

Jontae Adams, de 28 años, y su hija, Jaslyn, pasaban con el automóvil por un autoservicio de McDonald’s el domingo, en el vecindario de Homan Square, en Chicago, cuando se encontraron en medio de un tiroteo. La niña, de siete años, murió y el padre resultó gravemente herido.

Reseña la web del Chicago Sun Times que, alrededor de las 4:20 p.m., en el McDonald’s de la 3200 W. Roosevelt Road, dos personas salieron de un automóvil gris y comenzaron a disparar contra el automóvil de la víctima.

La niña, que tiene tres hermanos, recibió disparos repetidos. Agentes policiales la llevaron al Hospital Stroger, donde le declararon muerta. Su padre recibió un disparo en el torso y también ingresó en el Stroger. Se le catalogó en grave condición.

La policía presume que el tiroteo está relacionado con pandillas, y menos de tres horas después, dos personas recibieron disparos en su automóvil en un Popeyes en Humboldt Park, que los investigadores creen relacionado con el tiroteo del McDonald’s.

Otros heridos tres horas después

Un hombre de 33 años y una mujer de 19 estaban en un Chevy Malibu azul, después de haber pedido comida, en la ventanilla de acceso directo del Popeyes en Chicago y Kedzie, cuando un hombre armado se detuvo en un automóvil a las 7:12 p.m. y abrió fuego. El hombre recibió un disparo en la pierna izquierda; la mujer en el abdomen. Ambos terminaron en el Hospital Stroger, ambos en estado crítico.

En el estacionamiento de McDonald’s, los espectadores se reunieron justo afuera de la cinta de advertencia de la policía, atónitos por la audacia del tiroteo. “Increíble, hicieron esto frente a todas esas cámaras”, dijo un hombre que pidió permanecer en el anonimato. “Estos niños se están volviendo atrevidos”.

Jaslyn era estudiante en la escuela primaria Cameron. La apodaron Pinky “porque era brillante” y el rosa era su color favorito, dijeron miembros de la familia. Incluso antes del tiroteo de Popeyes, en las afueras del Hospital Stroger, una tía suplicó que se pusiera fin a la violencia.

“Abajo las armas”, suplicó Tawny McMullen mientras las lágrimas corrían por su rostro. “Nuestros niños quieren jugar, mis niños ni siquiera pueden salir por la puerta debido a la violencia. Por favor, bajen sus armas, por favor. Mi bebé de ocho años dice que ni siquiera quiere salir a jugar porque tiene miedo, le van a disparar. Esto tiene que terminar”.

Con información del Chicago Sun-Times.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.