Al funcionario Berroterán lo confundieron con un policía. (Foto Cortesía)
COMPARTE

De varios tiros fue asesinado Aníbal Wladimir Berroterán Serrano (37), funcionario del Saren (Servicio Autónomo de Registros y Notarías), cuando se encontraba en la puerta de su residencia ubicada en el sector Las Casitas, barrio El Carpintero, Petare.

Berroterán era agente retirado de la extinta Policía Metropolitana, desde hace 10 años laboraba en el Saren y en su casa funcionaba un cyber que atendía junto con su esposa.

El domingo a las 5:30 de la tarde estaban los esposos sentados frente a la casa, cuando salió un cliente del cyber para pedir que lo ayudaran con la computadora, Berroterán le dijo a la esposa que fuera ella y en el momento en que la señora entraba a solucionar el problema pasaron dos hombres en una moto y lo acribillaron a tiros.

Le dispararon directo a la cabeza, tuvo pérdida de masa encefálica y murió en el lugar. Berroterán dejó dos hijos huérfanos, de 13 y 4 años.

Un familiar dijo que lo que les quedaría es pedir justicia, pero aquí la justicia no sirve y quedará como un muerto más.

Al parecer Berroterán fue confundido con un policía activo, que el pasado viernes ultimó a un delincuente del barrio. Por eso el domingo bajaron sus dolientes a cobrar venganza y le dispararon al ex policía.

Berroterán fue una de las 56 víctimas ingresadas a la morgue de Bello Monte el fin de semana. Llevaron 16 de viernes a sábado, 14 el domingo y este lunes registraron otros 16. En lo que va del mes de abril, reportan 110 cadáveres.

Al mototaxista Joel Alberto González Alcibar (25) lo asesinaron a tiros cuando regresaba de una fiesta en el sector La Acequia, de Carapita, Antimano, al amanecer del domingo, y se dirigía a la casa de su madre.

Jenny Alcibar estaba en su casa cuando escuchó gritos de vecinos alertando que habían matado a alguien, salió a la calle y encontró llorando a su nuera, esposa de Joel Alberto.

Trataron de auxiliarlo, llevándolo en una moto al hospital Pérez Carreño, pero había fallecido. Ignoran porqué lo mataron pues no tenía problemas con nadie. Su madre dijo que era el mayor de tres hermanos, dejó dos hijos, de 1 y 5 años, y cuando lo revisaron le faltaba la cédula de identidad.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.