Foto Referencial

De un tiro en el abdomen asesinaron al estudiante Gleiber José Ramos Castro, de 15 años, cuando salía del liceo Francisco Isnardi, ubicado en la parroquia La Dolorita, del municipio Sucre. Dos delincuentes dispararon contra varios adolescentes provenientes de Ciudad Mariches, en venganza porque hace dos meses mataron a uno de su grupo en la mencionada barriada .

Antisociales de La Dolorita dijeron que ningún vecino de Mariches puede pisar su territorio. El viernes aproximadamente a las 2:00 de la tarde, el grupo de estudiantes fue sorprendido por los disparos. Además de Gleiber, otro muchacho fue alcanzado en el pectoral y una jovencita en el glúteo. El segundo baleado está muy grave en el hospital del Llanito.

Los demás heridos recibieron tiros rasantes ó sufrieron escoriaciones al correr. Unos cayeron al piso y sus compañeros les pasaron por encima. Otros se lanzaron por un barranco para salvar sus vidas.

Los heridos fueron trasladados en motos a la clínica popular La Dolorita, pero por falta de insumos los “ruletearon” por otros centros, como los hospitales del Llanito, el Pérez de León y el Vargas, hasta que a Gleiber lo ingresaron en el Pérez Carreño.

Desde la clínica La Dolorita una enfermera amiga les avisó a los familiares de Gleiber e inmediatamente se trasladaron.

Eran las 8:00 de la noche cuando lo operaron en el Pérez Carreño, le colocaron una colostomía, a su familia le informaron que había salido muy bien, al día siguiente lo levantaron a caminar, habló con sus padres y a las 10:00 de la noche inexplicablemente sufrió un paro respiratorio.

Gleiber cursaba tercer año de bachillerato, jugaba futbol en su comunidad y compitió con otras parroquias de Caracas. Era un excelente estudiante, hace unos meses ganó un concurso de mejor lectura y el propio gobernador Henrique Capriles le entregó el premio.

Le hacía las tareas a sus compañeros; comentó un familiar.

Gleiber era el segundo de cinco hermanos. Al mayor, Fernando Ramos Castro (18), lo mataron hace cuatro meses en Santa Teresa del Tuy, cuando fue a visitar a su abuela.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.