(Foto referencial)
COMPARTE

El teniente de fragata Víctor Hugo Cabrera Molina (39) fue asesinado dentro de su vehículo cuando circulaba por la primera entrada de El Rosal, procedente de la autopista Francisco Fajardo, a la altura de la desaparecida Peña Tanguera, adyacente al centro comercial El Recreo.

Funcionarios de la PNB recibieron la llamada de un ciudadano que observó el carro Chery modelo X1, color mostaza metalizado, placas AE426VD, notificaron a la GNB y al Cicpc a las 6:30 de la mañana de este sábado, y levantaron el cuerpo para trasladarlo a la morgue de Bello Monte.

Dentro del vehículo se encontraban todas las pertenencias del efectivo de la Armada, que estaba residenciado en Caricuao. La víctima presentó un disparo en el pecho. Las autoridades investigan si le dispararon durante la marcha porque el carro quedó frenado al impactar contra la defensa de la vía.

Con Cabrera Molina suman 26 funcionarios policiales y militares asesinados en lo que va de año en la Gran Caracas;  y el cuarto en poco más de 24 horas.

El jueves en la noche mataron a los oficiales de la PNB Robert Rafael Paredes Anzola (34) y Rafael Junior Pedroza Sanmartín (26), en la Cota 905, al ser emboscados por una banda de hampones. El viernes en la noche ultimaron al oficial Jesús Caraballo Briceño, cuando abastecía de gasolina su moto en la avenida Fuerzas Armadas.

Al frutero Juan Salcedo (24) lo mataron a tiros cuando atendía su puesto de venta en Catia. Dos hombres llegaron en moto, le dispararon en el pecho y en la cabeza y escaparon. La familia piensa que se resistió al robo.

Salcedo vivía en Los Frailes de Catia y dejó en la orfandad a un niño de 6 años; dijo su prima Paola Farías cuando retiraba el cadáver en la morgue.

Y en el sector Las Tapias, barrio Las Brisas de Mariches, mataron a Giovanni Oropeza (46), cuando llegaba a su residencia a las 10:00 de la noche.

Su hermana Elizabeth Oropeza llegó desde San Joaquín, estado Carabobo, porque le avisaron lo ocurrido. Piensa que intentaron asaltarlo y se resistió. No tenía problemas en el barrio y atendía la conserjería de un edificio en la avenida Urdaneta.

Oropeza tenía apenas seis meses viviendo en el barrio, le dieron con un bate en la cabeza y lo despojaron de sus pertenencias.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.