Raúl Alfredo Chirino Duerto tenía 15 años de edad y lo mataron de dos tiros en el pecho la noche del lunes cerca de su residencia, en el barrio Alejandro Oropeza Castillo, parte alta de Gramoven, Catia.

Su madre Militza Duerto dijo que fue “una muerte por encargo, una venganza”.
Raúl estaba a las 8:00 de la noche jugando cartas con otros vecinos en uno de los callejones del barrio, llegaron dos sujetos, le preguntaron su nombre y al identificarse lo tomaron por la franela y le dispararon.

Inmediatamente se corrió la noticia, llegó Oswald, hermano mayor de Raúl, que vive cerca, y lo trasladó al hospital de Los Magallanes de Catia, donde fue ingresado sin signos vitales.

El problema tuvo su origen el día sábado, cuando Raúl tropezó a un vecino con su bicicleta, hubo una discusión y lo amenazaron de muerte.

El joven era el quinto de nueve hermanos y vivía con su padre en el barrio desde el año 2007. Aprobó el sexto grado de primaria y abandono los estudios para dedicarse a aprender carpintería con un tío que tiene un taller en su casa.

La madre comentó que debido a la situación económica los muchachos abandonan los estudios para ponerse a trabajar, algunos lo hacen pero otros se dedican a delinquir.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.