La actriz estadounidense Ashley Judd, que finales del 2017 fue de las primeras mujeres en alzar su voz contra el acoso sexual dentro del movimiento #MeeToo (“#YoTambién”), reveló que ha denunciado al productor Harvey Weinstein, a quien acusa de haberle arruinado su carrera.

“Perdí oportunidades profesionales. Perdí dinero. Perdí estatus y prestigio y poder sobre mi carrera como resultado directo de haber sido acosada sexualmente y de haber rechazado ese acoso sexual”, declaró Judd en una entrevista en el programa Good Morning America del canal de televisión ABC.

Según relató en su momento la actriz, que en los años noventa llegó a ser uno de los rostros más reconocibles de Hollywood. Y el productor intentó sobrepasarse durante un encuentro de negocios en un hotel de Beverly Hills (California), en 1997.

Ante la negativa de Judd, Weinstein comenzó entonces, según ella, una campaña de difamación en la industria cinematográfica para impedir que tuviera acceso a papeles importantes.

“Mis oportunidades profesionales, después de haber sido difamada por Harvey Weinstein se redujeron de manera significativa… Mi carrera se vio perjudicada porque rechacé las insinuaciones sexuales del señor Weinstein. Sé que esto es un hecho”, insistió la actriz, de 50 años.

Hace meses, a la luz de estas declaraciones, el director Peter Jackson reconoció que hace años, poco antes de comenzar el rodaje del largometraje “The Lord of the Rings”, Weinstein le contactó para desaconsejarle que contara con Judd en el reparto de una película que resultaría de las más taquilleras de la historia.

Según dijo la actriz, lo único que busca con su demanda es que “Weinstein rinda cuentas” por sus actos ya que, según aseguró, cualquier compensación económica que pueda recibir será donada al fondo de defensa legal “Time’s Up”, movimiento contra el acoso sexual creado por centenares de actrices y productoras de Hollywood.

A partir de este hecho, el otrora productor -de 66 años de edad- ha visto como su carrera se hundía a raíz de las alegaciones en su contra, como de haber mantenido una conducta abusiva contra las mujeres durante décadas.

La gravedad de estas acusaciones llevó a la productora que él mismo creó junto con su hermano Robert, The Weinstein Company, a despedirle el pasado mes de octubre. Medida que no logró poner freno a la grave crisis en que se sumió la empresa, que en marzo presentó la solicitud de bancarrota.

“Me siento bien, optimista y con poder… Lo que más me ha sorprendido fue el placer de la estampida”, zanjó Judd ante la ola de denuncias surgidas gracias al movimiento #MeeToo y que ha puesto en jaque a numerosas personalidades en el ámbito de la cultura y de la política, entre otros. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.