Pedro Ochoa habitante de la comunidad usa su carrucha y bastón

Pedro Ochoa tiene 51 años y padece una discapacidad visual. Es habitante del sector Santa Eduviges de la Vivienda Rural de Bárbula en Naguanagua donde camina largos tramos todos los días con su bastón guía y una carrucha a buscar agua para su hogar.

Camina 15 minutos hasta la avenida, a un lugar donde se la regalan, pero a veces llega y no hay por lo que tiene que caminar hasta Fundación Carabobo, a media hora de su casa. Esta ruta la puede hacer hasta tres veces al día.

Persona con discapacidad visual acude todos los días a buscar agua

«Cuando quedé ciego me caí varias veces en un hueco ahí, ahora paso por otro lado», relató. El agua que busca es para bañarse y lavar los platos. La bomba que tenía en su casa para extraer el agua le fue hurtada hace un año.

Persona con discapacidad visual acude todos los días a buscar agua

Francisco González es otro habitante de la comunidad. El contó cómo se fue perdiendo la calidad del servicio desde el año 2005. «Durante la 4ta República siempre hubo agua por tubería, con todas las características de un servicio de calidad. En 2005 empezó a bajar la calidad y la regularidad con la que llegaba el servicio. Venía con fetidez, amarillenta, se veía que no era tratada».

González explicó que en 2015 comenzó la escasez total de agua por tuberías en el sector Santa Eduviges. La recibían tres días a la semana, pero ahora solo llega cuando las autoridades lo disponen. «Sin embargo, es un agua que no tiene suficiente presión y que cada vecino debe tener una bomba con mínimo medio hp que cuesta más de 100 dólares, y es un agua que solo sirve para bajar la poceta, los platos sucios o lavar la ropa, no para consumo».

Habitantes de Santa Edugives en la Vivienda Rural acuden varias veces al día a buscar agua

Unos 220 dólares podría gastar un vecino de la Vivienda Rural de Bárbula si quiere agua en su casa. Se debe sumar al costo de la bomba otros 120 dólares más para pagar la perforación de un pozom explicó González.  «Muchos de los vecinos la comercializan, cobran 70 mil bolívares por cada botellón, imagínate llenar un pipote de 200 litros para tener medianamente agua en nuestros hogares. Esto no dura ni 48 horas, dependiendo de la cantidad de personas que vivan en la casa».

El vecino señaló que a la estación de bombeo Bárbula I, ubicada en la entrada de la comunidad, le sustrajeron las bombas por decisión de alguna autoridad, dejando a todo el sector sin agua. «Las reactivaron hace una semana y están surtiendo a una parte, pero hacia Malagón, Colinas de Girardot, Lorenzo Fernández, Arturo Michelena, no llega ni una gota».

González pidió que se reactive el sistema de bombeo Bárbula I.

Francisco González, habitante de la comunidad

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.