(Foto AFP)
COMPARTE

El hombre de 26 años que hirió el viernes por la noche a policías delante del palacio de Buckingham en Londres estaba armado de un “sable de 1,20 metros” y gritó “varias veces Alá Akbar”, indicó el sábado la policía.

“El hombre, que gritó varias veces Alá Akbar, fue neutralizado con gas incapacitante”, afirmó la policía británica en un comunicado, en el que precisaba que el individuo había tratado de tomar “un sable de 1,20 metros que estaba en el suelo del asiento del pasajero”.

Durante el arresto del joven, oriundo de Luton (norte de Londres), tres policías, que no iban armados, “resultaron ligeramente heridos” y dos de ellos tuvieron que ser hospitalizados brevemente, según la policía.

“Los policías y la dirección de las fuerzas antiterroristas están al frente de la investigación y se están llevando a cabo registros en la región de Luton”, declaró el comandante Dean Haydon, al mando de la dirección de las fuerzas antiterroristas.

“Pensamos que el hombre actuó solo y no buscamos otros sospechosos en este momento”, agregó, precisando que “era normal que esto fuera tratado, de momento, como un acto terrorista”.

Además, precisó que se había previsto un dispositivo policial reforzado para el fin de semana y el lunes -feriado en Reino Unido- y que el nivel de amenaza terrorista en el país seguía siendo “grave”. Este nivel había sido aumentado al grado de “crítico” tras el atentado cometido en Mánchester el pasado mayo, por primera vez desde 2007, y significa que el riesgo de atentado es inminente.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.