(Foto referencial)

Las autoridades chilenas destruyeron este lunes 8.597 armas de fuego decomisadas por la policía o entregadas de forma voluntaria por sus propietarios durante el presente año, informaron fuentes oficiales.

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, que asistió a la destrucción, en una acería en las afueras de Santiago, dijo a los periodistas que “cuando se establecen coordinaciones entre las fuerzas armadas, las policías, la fiscalía y también la empresa privada es posible producir este tipo de efectos”.

“Son cosas que contribuyen al país, tanto del punto de vista social como preventivo”, añadió Aleuy que en la ceremonia estuvo acompañado por el ministro del Interior, Mario Fernández y la ministra en funciones de la Defensa, Paulina Vodanovic.

Aleuy explicó en los últimos cuatro años se han destruido 38.200 armas, mientras en los cuatro años anteriores se destruyeron 26.000 “por lo tanto en este periodo hemos logrados aumentar en un 46 % la destrucción de armas en el país y esa es una buena noticia para Chile”.

Del total del armamento destruido, 7.412 corresponden a armas decomisadas y entrega voluntaria, mientras que otras 1.185 pertenecían a la Armada de Chile, que las dio de baja tras cumplirse su vida útil.

En la actividad se expusieron diferentes tipos de armas de fuego, en especial 26 armas de fabricación artesanal.

La Comisión Material de Guerra de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile comenzó sus actividades en 1990, y desde esa fecha hasta el 2017, se han destruido 132.766 armas de fuego.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.