Foto Referencial
COMPARTE

Con los videos colectados en la estación del Metro de Chacaíto verifican cómo cayó a los rieles la estudiante María Luisa Martínez Call, de 20 años, el pasado martes, muriendo arrollada por el tren que se desplazaba en sentido a Pro Patria.

María Luisa estudiaba matemáticas en el Instituto Pedagógico de Caracas y estaba haciendo un curso de francés en una academia. Esa tarde se dirigía a clases de francés cuando ocurrió la tragedia.

A la morgue de Bello Monte acudió ayer su tío, el periodista Joel Martínez, proveniente de Valle de La Pascua, y dijo que la estudiante vivía en El Paraíso. Era la menor de dos hermanos.

Calificó a su sobrina como una muchacha tranquila, muy pasiva para una ciudad como Caracas, tan convulsionada y agitada.

Como venezolanos nos duele que nuestros jóvenes mueran, consuman drogas y coman basura, dijo Martínez.

Recordó que anteriormente el Metro era un orgullo para los venezolanos, preferido por los usuarios por su seguridad, su belleza, su orden, pero ha decaído y “lo que está ocurriendo hoy en el Metro es lastimoso”.

La familia espera que la directiva del Metro haga un pronunciamiento con respecto al caso de la estudiante, y al de otro joven de 18 años que el día anterior fue arrollado y sufrió amputación de una pierna en la misma estación, con sentido a Palo Verde.

Cambió para peor

Ricardo Sansoni, vocero de Familia Metro, una ONG que agrupa a extrabajadores del sistema subterráneo, dijo que el aumento en el número de usuarios favorece la acción de los carteristas y ladrones de celulares que aprovechan la multitud para actuar.

El bajo costo, todavía se pagan cuatro bolívares por boleto, y la escasez de camionetas contribuyen con la sobresaturación de pasajeros que en horas pico es más grave.

Hay inseguridad por falta de presencia policial. Actualmente prestan seguridad los funcionarios de la PNB que se ven de vez en cuando. Ellos no son especializados.

Anteriormente existía una Unidad Especial Metro de Caracas con funcionarios de la extinta Policía Metropolitana, que estaban debidamente entrenados para atender emergencias y hacían cursos conjuntamente con el personal de seguridad y personal operativo del sistema subterráneo.

Extraoficialmente se supo que la División de Investigaciones de la Gerencia de Protección y Seguridad del Metro abrió la averiguación sobre el caso de la estudiante, y revisan el video que grabaron las cámaras internas para establecer en qué circunstancias cayó María Luisa Martínez a los rieles. Sus pertenencias no fueron robadas. Quedaron en manos del personal del  Metro.

Solo se sabe que hubo un tumulto y en medio de la refriega la muchacha cayó a los rieles. Presumen que se estaba registrando un robo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.