(Foto Archivo)

La tarde de este jueves varios funcionarios se reunieron en la morgue de Bello Monte, para decidir la entrega de los cuerpos del inspector del Cicpc, Oscar Pérez, y de sus seis acompañantes abatidos el lunes 15 en una residencia de la urbanización Araguaney, de El Junquito.

A la dependencia acudió el viceministro de Investigación Penal del Ministerio del Interior y Justicia, José Humberto Ramírez, junto con otros funcionarios, para entrevistarse con los familiares de los difuntos, que desde tempranas horas hacían espera en la morgue.

Extraoficialmente se supo que esperaban la presencia de un fiscal de Derechos Fundamentales y del Fiscal Militar que conoce el caso. Pasadas las 6 de la tarde, no habían asistido.

Transcurridos tres días del cuestionado suceso en el cual falleció el grupo de la resistencia, crece la incertidumbre de los familiares, ante el retardo de la entrega, pues en la morgue alegan que el caso se encuentra bajo jurisdicción militar y no tienen autorización para decidir. El Fiscal Militar Noveno, Luis Marval Flores, maneja el proceso.

El acceso a la morgue continuaba restringido con fuerte presencia militar, y los periodistas debieron hacer entrevistas a varias cuadras de la medicatura. No se explican porqué los cuerpos no han sido retirados, si ya están listas las experticias (autopsias) y debidamente consignados los documentos correspondientes.

En horas de la mañana acudió Leidy Ramírez, hermana de Lizbeth Andreína Ramírez (30), una joven tachirense que falleció en el suceso. Ella aseguró que no firmaría ningún documento hasta que no viera el cuerpo de su hermana y lo reconociera.

“Para mí y para todos en mi casa, mi hermanita está viva” expresó.

Leidy lleva collarín y cabestrillo porque sufrió lesiones al volcar el vehículo en que viajaba procedente del estado Táchira. El hecho se registró el miércoles en Paracotos, cuando se aproximaban a Caracas. Ella y otro familiar fueron atendidos en la clínica Sanatrix.

Recalcó que su hermana “no era terrorista”, como lo han asegurado voceros oficiales. Estudiaba odontología.

“Tuvo la valentía que no tenemos nosotros porque ya no aguantaba. Pasó mucho tiempo sin comerse una arepita, lo que ganaba era para sobrevivir, se limitaba de tantas cosas” explicó.

Lizbeth se unió ala resistencia porque era novia de Jairo Lugo Ramos, un abogado del grupo que se refugiaba en la vivienda en El Junquito, y murió junto con Oscar Pérez.

Se dijo que previa a la entrega de los cuerpos, que pasadas las seis de la tarde no se había concretado, los fiscales y funcionarios del ministerio se entrevistarían con cada familiar responsable de retirar los restos. Debían tener un parentesco directo con la víctima, como lo son padres y hermanos.

En el caso de Pérez, su tía Aura Pérez fue autorizada por la madre del inspector, a través de un correo electrónico, para que lo retirara.

Al caer la noche esperaban que les entregaran los cuerpos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.