Avalancha de financiamientos para las vacunas contra el COVID-19
/ Foto: Reuters

La creación de vacunas contra el COVID-19 en menos de un año y con un alto nivel de eficacia, según los anuncios de los laboratorios, fue posible gracias a las multimillonarias inversiones dedicadas rápidamente a la investigación.

Miles de millones invertidos en todo el mundo

Se considera que elaborar una nueva vacuna cuesta mil millones de euros, del desarrollo clínico a la construcción de una fábrica. Sólo para financiar un estudio clínico de fase 3, el último antes de la comercialización, se necesitan cientos de millones de euros, señala Marie Humblot-Ferrero, especialista del sector para Boston Consulting Group.

Pero en el caso del nuevo coronavirus, ha habido una “movilización sin precedentes de la industria”, que nunca se había dado hasta ahora, dice, lo que ha supuesto “decenas de miles de millones de euros a nivel mundial”.

Esta movilización financiera pasa por acuerdos bilaterales u organizaciones internacionales, y puede intervenir en varias etapas del desarrollo, ya sea para apoyar la investigación, o para garantizar el suministro de la vacuna mediante precontratos.

Estados Unidos, el mayor financiador, con mucha diferencia

Estados Unidos se posicionó muy pronto y de manera firme, a través de la operación “Warp speed” (máxima velocidad), una iniciativa para apoyar el desarrollo y la distribución de las vacunas (y otros tratamientos).

Varios proyectos de vacunas fueron seleccionados como los más prometedores, y recibieron apoyos importantes. A partir de marzo, el estadounidense Johnson & Johnson recibió más de 450 millones de dólares, a los que se sumaron más tarde mil millones por 100 millones de dosis.

En abril, Estados Unidos concedió cerca de 500 millones de dólares al laboratorio Moderna para financiar ensayos clínicos. En total, la empresa estadounidense recibió 2 mil 500 millones de dólares de dinero público. Otra empresa estadounidense, Novavax, recibió mil 600 millones de dólares, por 100 millones de dosis.

Estados Unidos también prometió casi 2 mil millones de dólares a Pfizer y BioNTech, por 100 millones de dosis.

AstraZeneca y la universidad de Oxford obtuvieron mil 200 millones de dólares para su proyecto, a cambio de 300 millones de dosis.

El francés Sanofi, con su socio británico GSK, recibieron 2 mil millones de dólares para 100 millones de dosis.

Sólo para las futuras vacunas, Estados Unidos aportó más de 10 mil millones de dólares. El país también ha invertido de forma masiva para garantizar la logística y la distribución.

La Unión Europea

La Unión Europea firmó precontratos con los laboratorios por casi 2 mil millones de dosis en total, si se tienen en cuenta las opciones por las dosis adicionales.

En concreto, la Comisión Europea reservó dosis con seis laboratorios, el último, con Moderna, para asegurarse hasta 160 millones de dosis de la vacuna.

Antes, lo había hecho con AstraZeneca y Johnson & Johnson (hasta 400 millones de dosis con cada uno), Sanofi-GSK (300 millones de dosis), Pfizer-BioNTech (300 millones de dosis) y el alemán CureVac (405 millones de dosis).

Según indicó recientemente una fuente europea a la AFP, Bruselas destinó más de 2 mil 100 millones de euros del erario público en estos preencargos –sin contar el de Moderna– pero la repartición de estas sumas es confidencial.

En relación con Estados Unidos, Europa parece haberse demorado, según varios dirigentes de laboratorios farmacéuticos, para quienes la burocracia administrativa del bloque ha ralentizado el proceso.

Otros acuerdos bilaterales

Otros países han establecido acuerdos directamente con los laboratorios, como Canadá, Israel o el Reino Unido, que encargó un total de 355 millones de dosis en siete laboratorios, sin precisar los montos.

CEPI, entre financiación pública y privada

La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) financia nueve programas para promover la investigación y el desarrollo de nuevas vacunas anti-COVID.

En total, a mediados de octubre, había recibido mil 300 millones de dólares, una suma procedente de los Estados o de donaciones privadas, como por ejemplo, la fundación Bill y Melinda Gates, la empresa Nestlé o el banco japonés Sumitomo Mitsui.

Gavi

La alianza mundial para la vacunación (Gavi) codirige Covax, el dispositivo de compra y repartición de vacunas creado para garantizar que estos tratamientos no sólo estarán destinados a los países ricos.

A mediados de noviembre, la alianza había recibido 2 mil 100 millones de dólares en promesas de donaciones. Entre los principales contribuyentes figuran los Estados, pero también donantes privados, como la fundación Bill y Melinda Gates (que dio más de 150 millones de dólares) o TikTok (10 millones de dólares).

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.