Foto Referencial
COMPARTE

Cinco tiros le propinó un azote de barrio al taxista Javier Antonio Ramírez Villegas (34), porque tropezó accidentalmente un aro de básquet mientras retrocedía con su carro en el barrio Los Paraparos, de La Vega, el martes a las 3:30 de la tarde.

Ramírez había buscado a su hijo de seis años en el colegio, y lo llevó al callejón Las Margaritas, a la casa de su suegra, porque tanto el como su esposa debían trabajar. Cuando se retiraba puso en retroceso su vehículo Chevrolet Aveo, no se percató que en el pavimento se encontraba el aro de básquet que estaba siendo reparado, y lo dañó.

Un presunto delincuente de la comunidad conocido como “adriancito”, le reclamó airadamente al taxista, y aunque este le manifestó que estaba dispuesto a pagarle el aro, el sujeto se enardeció y comenzó una fuerte discusión, con frases ofensivas.

El agresor estaba fuera de sí, no entraba en razón a pesar de que sus propios familiares intentaron contenerlo, sacó una pistola y disparó a mansalva. Ramírez recibió tiros en un brazo y en el pecho, y la abuela del pistolero, también fue alcanzada en una pierna.

En la casa del taxista sus familiares escucharon las detonaciones y acudieron al sitio. Ramírez pedía con gestos que lo trasladaran en su propio carro, pero en el trayecto expiró y fue ingresado sin vida al hospital Miguel Pérez Carreño.

El trabajador no alcanzó a cumplir su anhelo de irse del país para brindarle calidad de vida a su familia. Dejó esposa y dos hijos, una hembra de cuatro años y un varón de seis; comentó su suegra Mariluz Montilla. Decía que quería irse sobre todo por el varoncito, para que no se criara en ese ambiente tan insano en que se han convertido nuestros barrios.

Solamente le falta el pasaporte y tenía planes de partir en enero, a Perú, donde ya le habían ofrecido un buen trabajo. Pensaba marcharse con su cuñado, estabilizarse primero y llevarse al resto de su familia.

Funcionarios policiales allanaron la casa de “Adriancito”, pero el hombre, de unos 20 años, se dio a la fuga. Sus familiares rindieron declaraciones en el Cicpc.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.