(EFE)
La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, afirmó este viernes que una serie de masacres se perpetraron recientemente en 28 aldeas de Sudán del Sur, lo que causó cientos de muertos, además de heridos y miles de desplazados.

La ola de violencia se concentró en el estado central de Jonglei y ocurrió principalmente los pasados días 16 y 17, según las informaciones a las que ha tenido acceso la oficina de Bachelet.

Según dijo a Efe el portavoz de la principal fuerza de la oposición armada sursudanesa, Manawa Peter Garkouth, casi 250 personas fallecieron y 300 resultaron heridas.

Bachelet sostuvo que mientras los enfrentamientos armados han disminuido en los últimos meses -tras la formación el pasado febrero de un Gobierno de unidad que siguió a siete años de guerra civil-, la violencia entre comunidades ha aumentado.

La ONU ha determinado que en el primer trimestre de 2020 la principal fuente de violencia que afectó a los civiles fue la intercomunal, que dejó 658 personas muertas, 452 heridas, 592 personas raptadas y 65 casos de abusos sexuales.

De acuerdo con la versión del opositor Garkouth, que en la actualidad es ministro de Aguas en el Gobierno de unidad nacional, la tribu murle es la responsable de parte de las masacres.

“Jóvenes armados de la tribu murle atacaron zonas de los nuer en una incursión que buscaba vengarse del robo de ganado”, explicó el portavoz de la facción política liderada por el líder rebelde y actual vicepresidente de Sudán del Sur, Riek Machar.

El estado de Jonglei, donde han ocurrido los ataques, ha sufrido repetidos episodios de inseguridad alimentaria y el año pasado se vio afectado por inundaciones.

Entre mediados de febrero e inicios de marzo pasados se registraron situaciones de extrema violencia que causaron la muerte de 220 civiles, mientras que 266 mujeres y niños fueron raptados, y desde entonces se desconoce el paradero de la mayoría de ellos, indicó la oficina de Bachelet en un comunicado.

Los elementos que se tienen a disposición indican que los enfrentamientos tienen que ver con tensiones por el acceso a los recursos naturales, en particular al agua y las tierras de pastoreo para el ganado. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.