(Foto referencial/cortesía)
COMPARTE

En Venezuela el descenso de las temperaturas ocurren habitualmente en los meses de diciembre, enero y febrero y lo estamos sintiendo en la entidad Carabobeña, (con la declinación solar alejada al hemisferio Sur y otros factores meteorológicos como los eventos Nortes y variables climáticas como La Niña tal y como ocurre actualmente).

Posteriormente viene un aumento en los termómetros que comienza en buena parte del país para finales de marzo, abril y mayo. Sigue otra disminución del calor con la aparición de las lluvias entre junio, julio y agosto y, otro ascenso en agosto, septiembre y parte de octubre.

Este frío continua avanzando hacia el Caribe Oriental el cual comenzaría a incidir indirectamente sobre Venezuela sobre todo durante las madrugadas, con descensos térmicos que marcan ese período de bajas bruscas de la temperatura sobre todo el territorio nacional, incluyendo las costas venezolanas.

Se prevé frío intenso de acuerdo al reporte del Inameh en años anteriores, pero también es importante incluir los cambios climáticos que ha experimentado el planeta producto de los abusos de la humanidad en el mundo.

Al amanecer observamos nubosidad en las zonas elevadas de Carabobo, fuertes vientos a finales de la tarde y en las costas occidental y central se siente vigorosamente el empuje de éste.

Es un ejemplo de estas bajas temperaturas no registradas en años anteriores, la sentida en la ciudad de Valencia el 11 de enero cuando descendió a 16 grados.

Posteriormente se conformó una baja presión procedente del NorEste de Puerto Rico la cual se desplazó al sur por empuje anticiclónico y la redistribución de masas de aire-vientos reestructuraron un frente secundario ó una vaguada más paralela y cercana a las costas, por lo que se registró un ambiente húmedo y frío para el Norte del territorio nacional, o sea nublado con lluvias y temperaturas máximas muy bajas.

Las temperaturas han descendido pero no tanto como en Carabobo o en la zona norte del país, por la cobertura nubosa y la abundante a lo largo del eje costero. No obstante, es bueno que los trabajadores del mar se encuentren precavidos en estos primeros 3 meses por la eventual presencia de fuertes oleajes sobre todo para las pequeñas embarcaciones que navegan en las costas occidentales y centrales del país.

Hemos observado que durante los fines de semana, en la localidad, se han observado cielo poco nuboso y el retorno del frío inclusive aún más intenso hacia el amanecer.

Con interpretación de registros del INAMEH




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.