Arco de entrada al Campo de Carabobo. (Foto referencial)

Hace 200 años se escribió una historia con tinta de sangre de patriotas, sobre hojas hechas con la estrategia de los más grandes soldados y con la ambientación de valles y caminos enmontados a varios kilómetros de lo que hoy se conoce como Campo de Carabobo.

Fue una batalla intensa, de las más heroicas, que sentó un precedente de libertad en Venezuela, pero que no gestó propiamente sobre ese terreno donde está el Arco del Triunfo y sobre el que estuvieron concentradas las labores de rehabilitación por el bicentenario de aquél 24 de junio de 1821.

Esta conmemoración estará marcada por una autopista Valencia – Campo Carabobo con una nueva cara. Señalizaciones recién pintadas, luces LED en su alumbrado público, asfalto sin huecos y cuadrillas de limpieza eliminando todo rastro de maleza. Eso es lo que verán las autoridades nacionales y regionales que asistan al desfile pautado.

Pero, en contraste, muchas de las zonas donde se libró la batalla y todos sus alrededores están inmersas aún en una profunda desidia.

El Valle de Carabobo

De un lado para otro, entre árboles y rutas intrincadas, se movían los soldados realistas y los que peleaban por la libertad de Venezuela, los patriotas. “Una batalla no es un juego de fútbol que se limita a una cancha, sino un combate que involucra muchos lugares”, explicó el historiador Luis Heraclio Medina Canelón.

Es así como hay que hacer un repaso por varios sitios en los que se escribió esta historia hace 200 años. Uno de ellos es Taguanes, en el estado Cojedes. Ahí, Simón Bolívar instaló su campamento el 23 de junio de 1821 y desde allí avanzó con sus batallones hacia el Valle de Carabobo.

Ya entre las montañas de Carabobo, el libertador fijó su punto de observación en el Cerro de Bella Vista,  a varios kilómetros del monumento de Campo de Carabobo, desde donde se divisaba perfectamente toda el área.

En ese momento, las tropas realistas del general La Torre tenían el control de toda la zona central del país. Bolívar estaba apenas en los llanos y logró avanzar por San Carlos de Cojedes, mientras los españoles protegían Caracas, Valencia y los accesos a Carabobo por el Pao y Tinaquillo, en el Cerro La Mona.

Parecía que estaban en control de todo cuando el libertador, quien había peleado por la zona siete años atrás y conocía el territorio, coincidió con baquianos que le informaron sobre un camino muy pequeño, angosto y lleno de monte que podría favorecerlos. Era la Pica de la Mona.

Con los lugareños dirigiendo el paso de los batallones Bravos de Apure y Cazadores Británicos, junto a una serie de soldados especialistas en cortar monte llamados flanqueadores, abrieron la trocha y sorprendieron por la retaguardia a las tropas españolas, justo donde no estaban a la defensiva porque nunca pensaron que por la Pica de la Mona podían ingresar los patriotas.

“Ahí entraron como río en conuco, se le dañó la estrategia a La Torre y se desarrolló la batalla que pierden los españoles”, relató Medina Canelón.

Hoy, en esas zonas el abandono y la desidia gubernamental son la norma. Hay invasiones y pobreza. En el lugar donde el general La Torre tenía su base, hoy hay un barrio que se llama Las Manzanas, que queda muy cerca del monumento de Campo Carabobo, y donde se ha reportado un brote de COVID-19. En otras comunidades de la parroquia Independencia del municipio Libertador, la vialidad está destrozada y los servicios públicos no existen.

En otros lugares hay cochineras. Varias de esas instalaciones han sido desalojadas, pero más nada positivo ha ocurrido donde hace 200 años se escribieron las páginas más importantes de la independencia de Venezuela.

Los verdaderos héroes de la Batalla de Carabobo

Hay datos que han querido ser cambiados, pero la realidad no puede ser modificada. “El general José Antonio Páez fue el segundo personaje más importante de la Batalla de Carabobo después de Bolívar”, resaltó quien además es miembro correspondiente de la Academia de la Historia regional.

Páez fue el primero que entró en batalla. Lo hizo al frente del batallón que comandaba, el “Bravos de Apure”. Eran soldados de a pie que ingresaron por la Pica de la Mona. “Todo el mundo cree que era solo gente a caballo, pero eso era un montaral y un camino chiquitico, por donde no pasaba un escuadrón de caballería”.

Batalla de Carabobo

Páez tenía mil 200 jinetes escondidos en otro cerro, de los que después entraron a la pelea solo 200, y eso fue suficiente.

El papel de Páez fue mucho más allá. Al culminar la Batalla de Carabobo, Bolívar lo designó comandante civil y militar de la provincia de Venezuela que, con la de Nueva Granada, conformó la República de Colombia. “Y en 1830, haciéndose eco del sentimiento nacional, puso fin a la República de Colombia e hizo independencia de Venezuela. Nuestra capital era Madrid, después Bogotá y, gracias a Páez, fue Caracas, por eso es el segundo gran padre de la patria venezolana”. Por esta razón, fue señalado por Hugo Chávez  como “el más grande de los traidores, el más grande de los corruptos.”

Hubo otros personajes de gran relevancia en la Batalla de Carabobo. Además del batallón dirigido por Páez, el libertador tenía otros dos, uno al mando del general Manuel Cedeño y otro por el coronel Ambrosio Plaza.

Ya bien avanzada la batalla, se sintieron desesperados porque no habían entrado en combate y sabían que era la gran batalla, la batalla final. “Ellos solos, sin sus batallones, sino acompañados de unos cuantos escoltas, trataron de atacar el último batallón español, el Valencey, quizás de una manera desordenada, y a caballo estuvieron en persecución de ese poderoso y organizado batallón. Recibieron fuego de fusilería y ambos murieron, uno en el acto y el otro a los dos días. Son dos de los grandes héroes de Carabobo”.

El dilema del Negro Primero

De manera insistente, desde el Ejecutivo, por años se ha enaltecido la figura de Negro Primero en la Batalla de Carabobo, pero no es tal cual se ha querido resaltar.

“El cuento de Negro Primero, a quien el gobierno lo quiere poner como el gran héroe de Carabobo, es otro. Para empezar era teniente, que es el oficial de más bajo rango, y aunque tuvo muy buen desempeño en toda la guerra a las órdenes de Páez, en Carabobo muere en los primeros tiros. Apenas salió por la Pica de la Mona, lo mataron”.

Medina Canelón no entiende por qué esa intención de querer cambiar la historia desde las esferas del poder. “Porque la verdad es que Negro Primero no tuvo mayor desempeño en Carabobo. Eso lo dice Páez en su autobiografía”.

Valencia en la historia de la Batalla de Carabobo

A más de 25 kilómetros de distancia, mientras los patriotas hacían lo suyo, quienes resultaban heridos eran trasladados en caballo a los hospitales de guerra, de sangre o de urgencia, como eran llamados. Se trató de casas en el centro de la ciudad de Valencia donde eran atendidos.

Eran alrededor de cinco, ubicadas en las cercanías de la Plaza Mayor, como se le llamaba a la Plaza Bolívar en aquel entonces. Tres de ellas ya no existen, las otras dos son la Casa de la Estrella y la Casa de los Celis. En esa última falleció Manuel Cedeño al día siguiente de la batalla, y Tomás Ferriar, de los Cazadores Británicos, 25 días después.

La mayoría de los decesos se registraron como consecuencia de las heridas o por infecciones no tratadas.

Los cuerpos de Cedeño, Ferriar y de Ambrosio Plaza, quien falleció en pleno combate, fueron sepultados en la catedral de Valencia. Años más tarde sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional.

La Plaza Bolívar fue testigo de la sangre que se derramó. No es casualidad que en ella esté la estatua de Bolívar señalando hacia donde se desarrolló la Batalla de Carabobo. El Puente Morillo también fue un lugar importante porque por ahí pasaban huyendo los soldados realistas, de hecho, las dos últimas muerte de esos batallones ocurrieron ahí.

Hoy sus condiciones no son las mejores, tampoco fueron tomadas en cuenta como parte de las refacciones efectuadas a propósito del Bicentenario de la Batalla de Carabobo. La Casa de la Estrella, por ejemplo, requiere mejoras en la pintura de los pasillos y aires acondicionados, detalló el presidente de la Academia de la Historia de Carabobo, Carlos Cruz.

La Casa de la Estrella, un lugar importante en la historia de Venezuela. Foto archivo.

En peores condiciones está la Casa de los Celis, pues sus paredes están agrietadas, al igual que la madera de los techos y de la puerta principal. También necesita una pintura en todos sus espacios, agregó Cruz.

El Puente Morillo fue refaccionado durante la gestión del ex alcalde Edgardo Parra, recordó Cruz. “Desde ese momento no se le ha hecho más nada”

Datos curiosos

La Batalla de Carabobo está llena de mucha historia. Medina Canelón destacó como datos curiosos que los integrantes del Batallón Cazadores Británicos, que suelen ser llamados los de la legión británica, llegaron en varias tandas a Venezuela desde 1818. “Eran mercenarios porque eran soldados pagos, no venían por amor a la libertad sino por un sueldo”.

Además, eran indisciplinados, peleaban mucho y se retaban a muerte entre ellos. Eso provocó que Bolívar disolviera el batallón y enviara a la mitad a Bogotá. A la mayoría restante la repartió entre varios batallones de Venezuela, y un grupo pequeño de 400 fue el que estuvo en la Batalla de Carabobo. “Y no todos eran ingleses como se cree. Había irlandeses, escoceses, alemanes y de muchas nacionalidades europeas”.

El 24 de junio hubo una importante participación de mujeres en combate. Se calcula que no eran más de 200. “Esto se sabe porque cuando le quitaban los uniformes y las armas a los cadáveres para dárselos a otros soldados, se descubría que varios no eran de hombres”.

Es así como hace 200 años se escribió la historia de la Batalla de Carabobo que, con el paso del tiempo, se ha contado de manera diferente, y la lucha de la Venezuela actual está en mantener la independencia desde todo punto de vista.

Los actos

La noche del martes 22 de junio, Nicolás Maduro inauguró en el Campo de Carabobo un nuevo monumento y un museo para conmemorar el Bicentenario de la Batalla de Carabobo. Estuvo acompañado por la cúpula de su gobierno y el gobernador Rafael Lacava.

Foto cortesía

Maduro destacó el monumento Bicentenario, que con grandes vigas de hierro y acero, asemeja las espadas de los libertadores, con la mayor de Simón Bolívar apuntando al cielo. “Un arte especial que combina el equipo de trabajo cívico militar”, dijo sobre la  escultura.

Se trata de una obra abstracta, de unos 30 metros de altura, que incluye varias estructuras para representar el temple de los patriotas que lucharon hace 200 años, guiados por la espada de Simón Bolívar. Enla parte posterior, otras esculturas representan a los lanceros de Páez. Los extremos del monumento están flanqueados por un mural metálico en relieve, con Bolívar a caballo y su perro Nevado, seguidos por soldados y oficiales en la llanura de Campo de Carabobo, reseñó Ultimas Noticias.

Maduro también hizo referencia a la actual relación entre Venezuela y Colombia, rota completamente desde 2018. “Nunca antes en 200 años de república estuvimos tan separados de Colombia, producto del odio, producto de la oligarquía que gobierna a Colombia”.

Este miércoles 23 llegó a Carabobo la antorcha Bicentenaria. La recibió el gobernador de Carabobo, Rafael Lacava en las inmediaciones del comando de la GNB de El Naipe, en el municipio Libertador.

La antorcha partió desde el Arco de Taguanes, municipio Tinaquillo, en el estado Cojedes, hacia Carabobo, y fue entregada por la gobernadora Margaud Godoy, a su par carabobeño, Rafael Lacava, quien resaltó la historia de la Sabana de Taguanes, desde donde partió el ejercito Libertador a defender la soberanía del país.

También en Campo de Carabobo fue inaugurado un museo con la historia de esta gesta heróica, contada desde la visión revolucionaria. Incluso, cuenta con un amplio espacio dedicado a Hugo Chávez.

Además, fue instalado el Congreso Bicentenario de los Pueblos del Mundo, una oportunidad para profundizar en los métodos de articulación e integración para derrotar el sectarismo y el dogmatismo, detalló en su intervención el coordinador del comité organizador, Adán Chávez.

En la sesión de la Asamblea Nacional oficialista, el  orador general  Félix Osorio, viceministro para la educación y para la defensa  y rector de la Universidad Militar Bolivariana destacó la genialidad del Libertador, Simón Bolívar, así como la determinación de ser libre de cualquier imperio por parte del pueblo venezolano.

En su intervención disertó sobre los escenarios transitados y vividos por el padre de la Patria, antes, durante y después de la gesta inmortal en el Campo de Carabobo ocurrida hace 200 años.  “200 años no son nada, pero son muchos. No son nada para 500 años del imperio español  en tierras americanas  y son mucho frente a la serie de eventos históricos que han transcurrido para ser lo que hoy es Venezuela”.

Este 24 de junio se celebrará la XIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) en conmemoración de la gesta de Carabobo, informó el secretario general, Sacha Llorenti.

Aún se desconocen detalles sobre el desfile cívico militar que se escenificará en Campo de Carabobo este jueves 24. El miércoles, el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López , supervisó las prácticas en el histórico lugar, junto a un contingente de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y voceros y voceras del Poder Popular.

Foto VTV

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.