Joe Biden recibe vacuna contra COVID-19 ante la televisión de EE.UU.
/ Foto: Cortesía

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, de 78 años, recibió este lunes frente a las cámaras de televisión la primera dosis de una vacuna contra el COVID-19.

La inyección de la vacuna Pfizer/BioNTech, el primero de los dos inmunizantes ya autorizados en Estados Unidos, se le aplicó en un hospital de Newark, en su estado de Delaware.

Biden aseguró a los estadounidenses que “no hay nada de qué preocuparse” cuando se vacunen, y que mientras tanto, deben seguir usando máscaras y “escuchar a los expertos”.

La futura primera dama, Jill Biden, también recibió la primera dosis de la vacuna este lunes, y la futura vicepresidenta, Kamala Harris, hará lo propio la próxima semana, según el equipo de transición gubernamental.

Cuando asuma el cargo el 20 de enero, Biden se convertirá en el presidente de edad más avanzada de la historia de Estados Unidos. Para entonces, debería haber recibido la segunda dosis de la vacuna, necesaria para obtener inmunidad.

Elogios al trabajo científico

Biden elogió a “los científicos y trabajadores de primera línea, gente que fue la que realmente hizo el trabajo clínico” para poder lograr la campaña de vacunación.

El demócrata también pronunció elogios poco comunes para el gobierno del presidente en funciones, el republicano Donald Trump, al considerar que “merece algo de crédito” por supervisar el desarrollo y la producción de vacunas a una velocidad récord.

Biden, que demostró un estricto cumplimiento de las normas sanitarias durante su campaña y desde su elección en noviembre, ha prometido hacer de la lucha contra la pandemia su máxima prioridad, con una campaña de vacunación sin precedentes, pero también una vigorosa defensa del uso de máscaras.

El vicepresidente saliente, Mike Pence, recibió la vacuna el viernes, también en público, junto con varios altos funcionarios del Congreso estadounidense.

Sin embargo, Trump aún no ha anunciado una fecha para su vacunación.

El presidente resultó contagiado de COVID-19 a principios de octubre, y estuvo hospitalizado durante tres días. Desde entonces, ha dicho repetidamente que se considera “inmune”, aunque ha asegurado que se le vacunará cuando llegue el momento.

El magnate ha enfrentado críticas por restarle importancia a la pandemia y por haber guardado silencio en las últimas semanas sobre el número de muertes por coronavirus en Estados Unidos, que sigue batiendo récords.

El país es el más enlutado del mundo por COVID-19, con más de 318 mil muertes y más de 18 millones de contagios.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.