COMPARTE

En un país acostumbrado a las colas en las farmacias, en los mercados de víveres y en casi cualquier sitio donde se venda algo, ahora hay que agregar las aglomeraciones a la puerta de los bancos para entregar billetes de 100 bolívares y recibir un papelito que luego pueda cambiarse por dinero que tenga valor, según lo decida el gobierno. En suma, dicen los experto, deben entregarse 6000 millones de billetes, o 77% del efectivo circulante. Unos 900 billetes por cada familia residente en el país.

Parecen muchos billetes y mucho dinero, hasta que uno saca la cuenta y convierte los 600 mil millones de bolívares en moneda dura, de verdad, de esa que sirve para comprar cosas. Y resulta que, a valor de dólar real, los ceros se reducen y el montón de billetes que la gente tiene que cambiar equivale a 180 millones de dólares; es decir, unos 5 días de exportaciones petroleras, si uno se cree que Venezuela exporta 1 millón de barriles diarios. Si los billetes de 100 equivalen al 77% del efectivo en circulación, otra cuenta sencilla muestra que ese efectivo en circulación tiene un valor de 240 millones de dólares, o unos 8 días de exportación de petróleo.

¿Qué relevancia tiene el valor del dinero en circulación? Que los 240 millones de dólares representan una cifra minúscula para el supuesto tamaño de la economía venezolana -apenas el 0.06% del PIB- cuando el promedio mundial es que el circulante sea alrededor de un 5% del PIB. Tampoco es que el grueso del circulante esté en cuentas bancarias: Venezuela, con una economía informal muy significativa, debe tener un nivel bajo de bancarización

Pidiendo disculpas por la simplificación, lo que se está poniendo en evidencia es que la gente es mucho más pobre –todavía más- de lo que se cree. El país está arruinado hasta un nivel impensable hace 20 años, y tomará mucho tiempo salir del hoyo que cavaron los rojitos con su revolución. En una economía que ha recibido un billón (billón español) de dólares en 18 años, resulta que el soberano apenas tiene en las manos para comprar comida y medicinas unos miserables 240 millones de dólares.

El dinero que le falta a la gente, que es casi todo, está en las cuentas suizas del chavismo, en el derroche de regalos a los “aliados” del régimen, en obras empezadas y abandonadas, en capital de trabajo para el tráfico de drogas, en desidia y nuevorriquismo, en fin, en nada útil. Pero no importa; ya se inventará otro diálogo, que esto se resuelve por las buenas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.