Birmanos se manifiestan durante el cumpleaños del líder golpista
/ Foto: EFE

Miles de birmanos salieron este sábado a las calles del país para manifestarse un día más en contra del golpe de Estado militar y en rechazo del líder golpista, el general Min Aung Hlaing, quien hoy cumple 65 años.

En ciudades del oriental estado Kayah (estado Karenni), los manifestantes simularon el entierro del líder militar con féretros donde aparece su foto y coronas de flores con frases como: “Que nunca descanses en paz” o “Que tu cumpleaños y muerte coincida”, recoge el portal Khit Thit Media.

En otros lugares, como en Mandalay, los opositores al régimen castrense prendieron fuego a los retratos del líder golpista tras marcarlos con cruces rojas y pisotearlos.

Protestas similares se han realizado a lo largo del país en desafío a la junta militar que terminó el 1 de febrero con la joven e incipiente democracia de Birmania y encarceló a los líderes electos, entre ellos a la nobel de la paz Aung San Suu Kyi.

Min Aung Hlaing, comandante jefe del Ejército, debía retirarse al cumplir los 65 años, pero la junta militar que él lidera anuló la norma de jubilación obligatoria días después de la toma del poder.

Brutal represión

Tras más de cinco meses desde el sublevamiento, los militares no han logrado controlar todo el país a pesar de la brutal represión ejercida contra los disidentes.

Al menos 888 personas han muerto a raíz de la violenta campaña de castigo impulsada por las fuerzas de seguridad, que han disparado a matar contra los manifestantes pacíficos, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos.

Algunos de los opositores han decidido tomar las armas contra los militares, cansados de los pocos avances de las manifestaciones pacíficas; mientras se han abierto o recrudecido a lo largo del país los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas y grupos rebeldes.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido liderado por Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales.

Confinamientos localizados contra la COVID-19

La junta militar que gobierna Birmania (Myanmar) ha decretado el estricto confinamiento de las ciudades de Mandalay, la segunda más poblada del país, y Bago ante el avance descontrolado de la pandemia de la COVID-19.

La orden, que entró en vigor este sábado y tiene una duración indeterminada, ordena a unas dos millones de personas de estas poblaciones permanecer en todo momento en sus hogares, conforme a la orden del Ministerio de Sanidad y Deporte publicada hoy por el diario oficialista The Global New Light of Myanmar.

Aunque permite algunas excepciones para continuar con el funcionamiento de servicios esenciales, tales como bancos, personal sanitario o personal de seguridad, entre otros sectores.

La mascarilla es obligatoria en todo momento en exteriores y solo una persona por hogar podrá salir para ir a hacer la compra, mientras que se limitan a dos en caso de tener que acudir al hospital, entre otras medidas.

Mandalay, con 1,75 millones de habitantes, y Bago, con más de 250 mil pobladores, han sido algunas de las ciudades con mayor resistencia civil al golpe de Estado militar del 1 de febrero y que terminó de súbito con la joven e incipiente democracia en el país.

A pesar del estricto confinamientos, las protestas continuaron hoy en Mandalay y durante esta jornada se centraron en rechazar al líder golpista, el general Min Aung Hlaing, quien este sábado cumple 65 años.

Repunte de contagios

Birmania registra un repunte en la ola de contagios, con más de mil 800 detectados el viernes, mientras prosigue la masiva huelga general de la que forma parte miles de médicos y sanitarios en desafío a la junta militar.

Los militares ya habían confinado en las últimas semanas algunas pequeñas poblaciones, la mayoría fronterizas, a lo largo del país.

Tras cinco meses desde el sublevamiento, los militares no han logrado controlar todo el país a pesar de la brutal represión ejercida contra los disidentes en la que han muerto al menos 888 personas, según la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos.

Algunos de los opositores han decidido tomar las armas contra los militares, cansados de los pocos avances de las manifestaciones pacíficas; mientras se han abierto o recrudecido a lo largo del país los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas y grupos rebeldes.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido liderado por la novel de la paz Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.