Foto: Getty Images/AFP

El alero novato Jayson Tatum aportó 21 puntos y lideró la remontada de 22 tantos de los Celtics de Boston en el segundo partido de las semifinales de la Conferencia Este que disputaron ante los Sixers de Filadelfia y a los que vencieron por 108-103.

La victoria permitió a los Celtics completar remontada de 22 puntos y ponerse con la ventaja de 2-0 en la serie que disputan al mejor de siete.

Los Celtics no habían conseguido una remontada tal alta en partidos de playoffs desde el cuarto de las Finales de la NBA del 2008 cuando superaron una desventaja de 24 tantos frente a Los Angeles Lakers.

La competición se traslada al Wells Fargo de Filadelfia, donde se jugarán los siguientes dos partidos –tercero y cuarto–, el próximo sábado y el lunes, respectivamente.

Tatum, que había recibido el halago del legendario Julius Erving, la gran leyenda de los Sixers, cuando declaró que podría haber sido elegido el primero en el pasado sorteo universitario en lugar del tercero, le respondió con hechos en el campo para dejarlo bien.

El novato de los Celtics jugó 33 minutos y anotó 7 de 14 tiros de campo, incluidos 2 de 4 triples, y 5 de 6 desde la línea de personal.

Tatum dejó bien claro que busca ser la próxima figura dentro de los Celtics y lo hizo al anotar los tantos decisivos como fueron el par que consiguió desde la línea de personal en los últimos segundos del tiempo reglamentario y que aseguraron la victoria del equipo de Boston.

El base Terry Rozier, el tercer año, que le tocó ocupar el puesto de Kyrie Irving, el jugador franquicia que se lesionó al final de la temporada regular y no volverá a ver acción hasta la próxima liga, confirmó que su gran rendimiento en el campo ha sido decisivo en los triunfos de los Celtics.

Rozier respondió con 20 puntos, nueve asistencias y siete rebotes, mientras que el escolta Marcus Smart también fue factor ganador al conseguir 19 tantos y capturó cinco balones bajo los aros que ayudaron a los Celtics a tener marca perfecta de 6-0 en los partidos que llevan disputados desde que comenzaron los playoffs.

“Podemos ser un equipo joven, pero el entrenador (Brad Stevens) siempre nos dice que podemos y vamos a ganar y eso fue lo que sucedió esta noche”, declaró Rozier. “Los Sixers nos pegaron en la boca al comienzo del partido, pero luego conseguimos reorganizarnos como equipo y dimos la vuelta al marcador”.

El pívot dominicano Al Hoford fue una vez más el jugador que puso la experiencia su clase y una gran aportación de equipo al conseguir un doble-doble de 13 puntos y 12 rebotes, incluidos nueve defensivos, en los 37 minutos que estuvo en la pista del TD Garden.

Horford anotó 5 de 9 tiros de campo, falló dos intentos de triple, y estuvo perfecto 3-3 desde la línea de personal, además de repartir cinco asistencias, recuperó un balón, perdió otro y cometió una falta personal.

“Mostramos que somos un equipo con carácter, que sabemos superar los momentos difíciles y que tenemos recursos para encontrar la manera de ganar partidos”, destacó Hoford, que hizo una gran labor defensiva en el marcaje al pívot camerunés Joel Embiid, que al final no pudo ser factor ganador de los Sixers.

La vuelta del escolta titular Jaylen Brown regresó de su lesión y jugó como reserva al aportar 13 puntos, mientras que otro reserva el ala-pívot logró 11 tantos y seis rebotes que también ayudaron a la victoria de los Celtics.

Aunque los Celtics perdieron la lucha dentro de la pintura al capturar 41 rebotes por 49 de los Sixers, fueron mejores en los triples al anotar 15 de 36 intentos.

Mientras que el escolta J.J.Redick con 23 puntos, incluidos cinco triples, fue el líder del ataque de los Sixers, que también tuvieron el apoyo del alero Robert Covington al conseguir 22 tantos y nueve rebotes.

Embiid concluyó el partido con un doble-doble de 20 puntos y 14 rebotes y cinco asistencias, pero tampoco pudo ser factor ganador y mucho menos su compañero el base novato, el australiano Ben Simmons que falló todo lo que tiro a canasta y acabó con un solo tanto, el que logró desde la línea de personal (1-2).

Simmons, que jugó 31 minutos y repartió siete asistencias con seis rebotes, reconoció al concluir el partido que se había sentido bloqueado mentalmente.

“Creo que pensé demasiado en todo”, admitió Simmons. “Sé que puedo tener algunos partidos malos, porque es algo que sucede a cualquier deportistas, pero está claro que llegó en un mal momento”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.